La perfección es posible

imperfeccionistas

“Es probable que no le permitan hablar con periodistas. A nadie le está permitido, pero lo hacen de todos modos. Lo llaman filtración”. “La palabra ‘noticia’ suele ser una forma educada de referirse a los caprichos del redactor jefe”. Estas frases están entresacadas de la novela “Los Imperfeccionistas” de Tom Rachman. Un descarnado relato que retrata la vida de un periódico a través de las personas que forman parte de él.

Traigo a este blog dicho libro porque en sus páginas se incluyen algunas cuestiones que, si bien el autor aplica a la vida de un periódico, es importante que tengamos en cuenta todos aquellos que participamos del mundo de la Comunicación. Las dos frases con las que he iniciado este post, no son sino un reflejo de lo que ocurre en nuestro día a día. En ocasiones nos encontramos ante la necesidad de controlar la información que sale al exterior de nuestras organizaciones, pero nos encontramos ante la dura realidad de que ésta fluye de una forma que no podemos prever. Luego está, la segunda cuestión, la importancia de convencer a quienes tienen el “poder” en un periódico de que ‘lo nuestro’, tiene una importancia superlativa que le hace merecedor de ocupar un espacio en sus páginas.

Pero hay mucho más, quizás lo más importante: los lectores, la audiencia. En uno de los pasajes del libro, Milton Berber, uno de sus personajes, al ser nombrado director del periódico reúne a la plantilla y les dice “La gente no nos lee de momento. Escribimos las historias que debemos escribir, pero no las que en realidad quiere leer la gente”. Esa es una de las claves. Nos olvidamos de quienes son nuestros ‘receptores’ y no escribimos ni comunicamos para ellos, haciendo fracasar nuestros intentos por explicar lo que queremos.

A lo largo del libro, Tom Rachman refleja como el periódico y las personas que forman parte de él se enfrentan a las disyuntivas que les impone la realidad, aderezado con un retrato personal y profesional de cada uno de ellos. En definitiva, ofrece un retrato del mundo del periodismo (que yo traslado al de la Comunicación). Y entre todo ello, algunas reflexiones que, creo, forman la esencia de lo que ha de ser nuestro trabajo. Cómo dice la redactora jefe, Katheleen Solson, en uno de los pasajes del libro. “No puedo decir si dentro de cincuenta años publicaremos en el mismo formato o en el mismo soporte… Pero os puedo asegurar una cosa: los noticiarios sobrevivirán y la información de calidad siempre gozará de reconocimiento”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.