La Wiki "male"

Descontrolada, poco fiable, caótica e imperfecta son sólo algunos de los términos que aplican numerosos usuarios a la hora de definir la enciclopedia digital por excelencia: la Wikipedia. Pero, a pesar de sus detractores, muchos reconocen su innegable contribución al conocimiento colectivo. No en vano, más de 500 millones de personas en todo el mundo consultan cada mes una de sus 37 millones de páginas, disponibles en casi 300 idiomas diferentes.

Sin embargo, masculina no es un adjetivo que se utilizaba, al menos hasta ahora, para describir a esta célebre página Web, única en el top 10 mundial que no tiene un fin comercial.

Así que a esta utopía económica hay que añadir también un importante sesgo de género que inevitablemente matiza los contenidos ya que, según la masiva encuesta periódica que realiza cada año la Universidad de Naciones Unidas sobre el perfil demográfico de los editores de la Wikipedia, de un total de 60.000, en 2010, sólo el 12,64% eran mujeres. Y la cosa, lejos de mejorar, parece que va a peor. En 2011 la encuesta recogió que el porcentaje femenino había caído hasta el 8,5%.

Que las mujeres no están participando en la elaboración de los contenidos de la fuente de información más consultada de las últimas décadas es evidente. De hecho, la lista de futbolistas que han jugado con España ha sido editada más de 500 veces y hay más de 150 artículos sobre los personajes recurrentes en la serie Los Simpsons, mientras que la entrada de escritoras españolas sólo se ha reeditado en cuatro ocasiones y en la lista de literatas feministas mexicanas figuran apenas 10 nombres.

Determinar el porqué de esta diferencia tan flagrante no es tarea sencilla. Al respecto existen múltiples teorías que van desde la que alega falta de tiempo por tenerse que dedicar a las tareas del hogar hasta la que habla de la hostilidad del formato que no está enfocado al fomento de las relaciones sociales.

Lo que está claro es que, machismos y entornos amigables aparte, no se trata de una causa relacionada con el uso deficiente de las nuevas tecnologías en las redes sociales. De hecho, las mujeres son mayoría en Twitter, Pinterest e Instagram y frecuentan más a menudo Facebook que los varones.

Sea lo que fuere, lo que está claro es que al evidente sesgo que supone la nula participación de los millones de personas que no tienen acceso a Internet no es conveniente unir la ausencia de la población femenina. Al menos, si la Wikipedia, o deberíamos decir ‘el’ Wikipedia, aspira a seguir siendo en las próximas décadas la página de consulta mundial por excelencia.

Por Fernando Geijo, consultor sénior de Estudio de Comunicación España

@fergeijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.