Lanzarse a las redes, sin red

Otro invento se ha quedado en el cajón a causa de las reacciones en redes sociales. Se llama Nutrispoon, un soporte para el móvil que permite hacer de cuchara-avioncito con hologramas y al mismo tiempo entretener al niño en la tarea para algunos imposible de darle de comer (mejor verlo). Un invento que en un primer momento y sobre todo para los que tienen niños cerca parece un artilugio imprescindible, pero para otros el aparato ha sido motivo de duras críticas hacia la compañía.

Más allá de si estamos a favor o en contra del invento veamos este ejemplo para aprender que en comunicación empresarial -y sobre todo ahora con tanta diversidad de información, de público y con el alto nivel de exposición que podemos alcanzar- toda precaución a la hora de lanzar un producto es poca.

En un primer momento, la compañía parecía ajena a la comunidad de influencers que hay detrás de todo lo relacionado con el mundo infantil (nutricionistas, madres, psicólogos, prolactantes, educadores, pediatras, etc…) y seguía respondiendo a las quejas con cierto tono irónico argumentando que el producto era un prototipo y que “más que opinar valía más la pena participar en el concurso y conseguir una Nutrispoon“. Así que el incendio seguía avivándose mientras insistían en que el producto había sido creado por “un equipo multidisciplinar de ingenieros, programadores y psicólogos de la compañía”. Pero a los pocos días la empresa decidió pedir disculpas y retirar el susodicho artilugio.

Desde ese momento entenderían que se habían dejado fuera un público compuesto por líderes de opinión con un gran peso en sus decisiones. Al final no sabemos si la retirada es a causa de la dureza del sector en el que se trabaja la marca o si es porque realmente el invento era una aberración. El error más grande de esta comunicación fue no contar con cuál iba a ser la reacción de todos los públicos, incluidos esos instagramers o youtubers que iban a opinar de manera inmediata y masiva. Si los hubieran tenido en cuenta antes quizá estos “expertos en alimentación y nutrición infantil” habrían realizado el lanzamiento de otra manera.

Por lo tanto, sea el producto que sea y la historia que haya detrás, debemos asegurarnos, antes de su lanzamiento, que no nos hemos dejado ningún fleco suelto. Es una regla de oro imprescindible y vital para saltar a la red.

Por Eva Fresnillo, consultora sénior en Estudio de Comunicación España.

@EvaFresnillo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.