Las noticias, ¿poco hechas o al punto?

 

En serio: la fusión de los lenguajes periodístico y gastronómico está a punto de producirse si progresa un experimento que están haciendo desde el verano en un conocido restaurante de Washington DC. La cosa es que con la factura (la “dolorosa”, vaya), salen también impresas las últimas noticias que emite, imagino que en abierto, la agencia Associated Press.

El restaurante se llama Old Ebbitt Grill y, según cuenta en su web, “está a pocos pasos de la Casa Blanca y museos en el centro de Washington. Fundado en 1856, era uno de los favoritos de los presidentes Grant, Cleveland, Harding y Theodore Roosevelt; y sigue siendo un punto de encuentro para los iniciados políticos, periodistas y celebridades”.

El restaurante se ha unido a cuatro empresas que están con él en el experimento: la ya citada AP, que genera las noticias; MICROS Systems, creadora del software que pasa la información de AP a la impresora y que cotiza en el NASDAQ; PRINT SIGNAL, la encargada de distribuir contenidos y publicidad a los terminales de recibos; y DOMTAR, una papelera que cotiza en Wall Street, que es el primer anunciante del “canal tique” y que se anima con este eslogan: “El papel es bueno. Pásalo”.

Visualícenlo, por favor: termina de comer, pide la nota y le dan una tira de papel con el importe de su consumición y dos o tres noticias en formato entradilla de teletipo. Y la publicidad, claro. Nos muestra un tique la web Clases de Periodismo.

Antes de invitar a cualquier reflexión periodística, me quiero poner en la piel de los cajeros del Ebbitt y del resto de restaurantes que adopten el soporte informativo (si es que el experimento les sale bien). ¿Se han fijado en la cara de cabreo que ponen los citados cajeros cada vez que se acaba un rollo de papel en la impresora térmica (cuando le salen marcas rojas en los márgenes) y tienen que poner otro nuevo? Se puede comprender la incomodidad, creo; porque a veces se enhebra fatal el inicio del rollo y se atasca que da gusto. Bueno: pues qué pensar si se resta metraje a la vida del imprimible…

Respecto al “Medio”, no creo que dé mucho de sí y, desde luego, seguro que muy poco si el lenguaje de la noticia no se adapta al soporte. Como todo en el mundo periodístico, vaya. Pero siento el deseo de dar un aplauso a quienes se esfuerzan por innovar: todo suma a la hora de sacar del atasco de modelo al sector mediático. Ya se sabe, además, que una idea puede llevar a otra.

Un detalle, para finalizar: dicen los promotores que ver así las noticias, en vez de en tabletas o en móviles o las redes sociales (que son más absorbentes), promueve el comentario y la conversación entre las personas que comparten mesa y mantel. Con permiso, lo mismo que viene sucediendo toda la vida en las tertulias de los cafés con el periódico convencional encima de la mesa. Claro que a lo mejor el objetivo es que no se pierda eso.

 

Jesús Ortiz, consultor senior.

@JesOrtizAl

Foto: Clases de periodismo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.