Lo que la verdad esconde. El papel del fotoreportero

En medio de una algarada callejera el reportero corre, busca un lugar, y desde allí dispara unas cuantas instantáneas, enfoca a un lado, a otro y luego se mueve en busca de otra posición ventajosa… más tarde o el día siguiente veremos una imagen –esa y no otra- que su medio de comunicación habrá escogido como icono para representar aquel acontecimiento.

“Magnum: Hojas de Contacto”, es el título de una interesantísima exposición fotográfica en la Fundación Canal de Madrid en la que es posible ver cerca de un centenar de fotografías de acontecimientos señalados junto a la hoja de contactos que nos permite descubrir cuales fueron el resto de las imágenes que el reportero captó en aquel momento.

Cuando la califico de “interesantísima”, no lo digo sólo desde el punto de vista fotográfico (Capa, Cartier-Bresson, Seymour, García Rodero, etc.) sino, sobre todo, en clave de comunicación porque en las historias fotográficas, y en las escritas también aunque no resulte tan evidente, la “verdad” que transmitimos oculta todo el entorno y los momentos que el editor decide dejar fuera del relato por una u otra causa.

Hace pocos días escribíamos un artículo sobre lo que podríamos llamar fake news fotográficas que se habían utilizado en Cataluña para tratar de criminalizar a las Fuerzas de Seguridad del Estado español. Sin embargo, aún en el caso de que las news no sean fake la inevitable síntesis de cualquier relato periodístico obliga a la omisión de multitud de detalles y de imágenes, algo que se puede hacer con un esfuerzo de rigor, pero también con ánimo partidista y manipulador.

En esta exposición, el visitante tiene la singular posibilidad de observar lo mismo que vio el reportero o el editor gráfico, el material en bruto sobre el que se tomó la decisión de escoger tal o cual fotografía y desechar el resto. Y, si observa los contactos con detenimiento, puede decidir si esa elección hubiera sido la suya o si se habría decantado por otra de las múltiples posibilidades ofrecidas ante sus ojos.

Es un ejercicio interesante porque ayuda a comprender muy bien los filtros y criterios a través de los que nos llega la información y ayuda a entender que la verdad transmitida es sólo una parte de la realidad por lo que no podemos nunca aparcar el sentido crítico si queremos generar nuestros propios juicios en lugar de consumir los ajenos.

Por Alberto Mariñas, director de Estudio de Comunicación España.

@amarinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.