Lo que pasa en Internet, se queda en Internet

La clasificación de relevancia de la información que realizan los buscadores, sobre todo Google, no permite a los usuarios ejercer réplicas equitativas, lo que se traduce en injusticia por relevancia. La última línea de defensa para cualquier individuo debería ser el derecho al olvido Cada semana se publica una nueva acusación contra Facebook por filtración de datos personales”. Así lo expresó durante su participación como ponente en el Foro Nacional Reputación, Verdad, Redes Sociales y Derechos Humanos, que se llevó a cabo recientemente, organizado por la Academia Mexicana de la Comunicación y la Comisión Nacional de Derechos Humanos. “Actualmente se está dando una migración de usuarios de redes sociales -como Facebook-, a redes privadas como WhatsApp. Parece que después de la borrachera de las redes sociales, donde publicábamos de más, nos está pegando la cruda y ya tomamos conciencia de que no todos somos amigos (de los de Facebook) y no debemos publicar todo lo que nos pasa”, dijo Murillo. Ante esta tendencia, no sólo los usuarios debemos actuar, también el Estado debería protegernos. Sabemos que cuando alguien es enjuiciado en la arena pública de Internet se le ataca en todas las formas (digitales) posibles y la información que se publica sobre él o ella permanecerá indefinidamente ahí. Casi nadie puede escapar a una “cacería digital”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.