Los “IDUS” de la Comunicación

¡No se equivoquen! “Los Idus de Marzo” no es solo una película sobre el mundo de la política, es una excelente y magnífica clase de comunicación. El guión, basado en una novela de Beau Willimon, es un desarrollo de lo que es un objetivo y una estrategia de comunicación marcada por los asesores de dos políticos que pugnan por ganar la denominación demócrata.

La primera lección es que todo Plan de Comunicación debe contener un objetivo y estrategia y articular en torno a ella una serie de acciones. Pero la segunda lección es que ese Plan puede y debe cambiarse sobre la marcha, si las circunstancias cambian y, en consecuencia, lo aconsejan, tanto si vas ganado como si vas perdiendo. Lo sabía bien el autor de la novela que sirve de base al guión de Grant Heslov. No en vano, Bear Willimon comenzó siendo asesor de un senador graduado en Harvard.

Ya hizo sus pinitos George Clooney en este tipo de películas sacadas de los textos y casos de las escuelas de negocios en “Up in the Air”, aunque solo como actor. Ahora, como director y coguionista, ha seguido ese camino. Si en la primera hace de ejecutivo dedicado a la desagradable misión de despedir empleados con el magnífico ejemplo de la mochila, que ilustra el mundo de la movilidad y la exigencia del cambio y formación permanente en el trabajo, ahora lo continua pero centrado en el mundo de la imagen política.

Él mismo, el Gobernador, es secundario en “Los Idus de Marzo”. La estrella es la comunicación y cómo cada sujeto responsable la interpreta y cambia a la vista de los resultados. La comunicación, aprendemos, no es un juego y, como en todas las profesiones, el límite ético lo pone cada profesional.

“Los Idus de marzo” no tiene desperdicio para los profesionales de esta materia y es un buen ejercicio para juzgarnos nosotros mismos. ¿Coincidimos en las decisiones que toman cada uno de los tres asesores protagonistas? ¿Qué haríamos nosotros en su caso? ¿Qué conversación mantienen en el rutilante Chevrolet negro el “Gobernador” Clooney y el “asesor” Seymour Hoffman”? Lo cierto es que la comunicación juega un papel decisivo en la vida de un político. Y que sin comunicación no hay elecciones ni elegidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.