Mejor líder que jefe

Ejecutivos.-No es lo mismo ser un jefe que un líder. Un jefe puede ordenar, mandar e imponer. Un líder es aquel capaz de guiar a su grupo, de hacerle partícipe de su proyecto, infundirle sus creencias o propósitos, su fe en el reto que tiene que superar o en la cima que quiere alcanzar.

¿Quiénes pueden ser considerados grandes líderes en la historia? Sólo aquellos capaces de cambiar las cosas y de influir poderosamente, pero también aquellos que arrastraron a sus tropas y a sus adláteres a la consecución de sus objetivos. Muchos tienen algunos puntos en común: Mandela, un referente de la batalla por los derechos humanos y la lucha de Sudáfrica, pero también por sus mensajes y discursos que han sido fuente de inspiración para muchos; Winston Churchill, que no solo consiguió agitar y unificar a su pueblo en la II Guerra Mundial contra el nacismo por sus estrategias, sino por sus discursos que llegaban al corazón de los ciudadanos; Napoleón Bonaparte, que ha pasado a la historia por sus victorias militares, pero también por su capacidad de seducción a sus tropas y al pueblo; Julio César, artífice de la expansión del Imperio Romano pero más por poner en marcha medidas populares que consiguieron la admiración y fidelidad de los romanos; o Che Guevara, icono y referente mundial que entendió al pueblo cubano y le hizo creer y soñar.

Estamos hablando de líderes singulares que se erigieron como conductores y de personajes ejemplares cuyo liderazgo ha sido evocado en muchos momentos de conflictos o de tensión en la historia moderna. Todos ellos fueron estrategas y tenaces, pero con una gran capacidad para motivar, involucrar, fidelizar…

En la última década se ha hablado y escrito mucho sobre la cultura empresarial. La verdad es que ésta es solo capaz de consolidarse si está sustentada por un verdadero líder que sea capaz de trasladarla a toda su organización. Y debe ser una cultura que no se base solo en objetivos sino también en la motivación, la que es capaz de fomentar e impulsar un verdadero adalid que crea equipos con los que alcanzar los mejores resultados. El verdadero éxito está en el estilo de la dirección y en la forma en que el mando percibe a sus empleados y sus empleados a él.

El éxito final de la verdadera motivación debe estar basado en la sensibilidad del líder para percibir los valores y cualidades de su equipo, de sumar capacidades individuales para conformar una estructura sólida y consistente en su organización. Debe lograr, por una parte, que los veteranos se sientan parte del tejido, de los valores y de la historia de la compañía y, por otra, conseguir que los nuevos empleados se sientan orgullosos de pertenecer a la misma y vayan adaptándose a la manera que la organización tiene de hacer las cosas, la pasión por el trabajo bien hecho y la satisfacción de ofrecer y dar un servicio o productos de excelencia a sus clientes.

Ahora, más que nunca se necesitan dirigentes de empresa líderes capaces de transmitir esperanza y confianza en el futuro con mensajes claros y veraces a sus equipos. Vivimos épocas de teletrabajo y actividades telemáticas. La docencia personal y el trato presencial se han mermado notablemente, por eso el liderazgo tiene que ejercerse desde parámetros más amplios y con visión de futuro.

En estos momentos difíciles y de incertidumbre, la importancia de la comunicación de los directivos a todos los niveles de la organización -desde el CEO, el Comité de dirección y los mandos intermedios- es fundamental. Establecer una cascada de responsabilidades, y no solo imponer un control de las tareas profesionales, es fundamental, así como proporcionar mensajes directos y cercanos, de confianza y motivación. Un ejército no gana solo sus batallas con un caudillo al mando, sino con todo su ejército al unísono. Y en ellas, con victoria o no, se refuerzan las relaciones y los equipos para afrontar la próxima contienda. Ahora tenemos una de enorme dimensión y calado ante la cual habrá que reforzar la moral, alentar a los equipos, adelantarles los retos del futuro, dibujarles sin pesimismo lo que deparará el mañana y lo que exigirán los distintos stakeholders de la compañía, sin mentir, pero con compromiso.

 

Por Victoria Magro, Directora de Desarrollo Corporativo en Estudio de Comunicación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.