Menos motos y más RSC

En la actualidad, después de lo pasado y de lo que se avecina, ‘todo’ se empieza a medir por el comportamiento social: el de las empresas, el de las marcas, el de las campañas…

No hay duda de que hemos entrado en una nueva era en el que la sensibilidad de los ciudadanos y la percepción y exigencia de los consumidores ha cambiado. En Estudio de Comunicación hemos publicado recientemente el estudio ‘Eficacia de las campañas de contenido social en la imagen y la reputación de marcas y empresas” que realizamos conjuntamente con El Publicista, que arrojó importantes conclusiones que, cada vez más, se ponen más de manifiesto.

El ciudadano se ha convertido en un testigo de excepción, y utiliza su juicio y criterio para valorar si las campañas son sinceras y están en línea con la ética de la que presumen las empresas. Es decir, admite que es justo comunicarlas si son veraces y obedecen a un compromiso verdadero y, de esta forma, influirán en la buena reputación de la compañía. Y también entiende que darlas a conocer es beneficioso para que influyan en la buena reputación de la empresa. Pero lo que tolera es que sean un alarde, un signo de apariencia o una farsa. Entonces, se vuelven en contra.

Por ello, las campañas de comunicación y publicidad que pongan en marcha ahora las empresas en esta nueva etapa debe de gozar de una mayor sensibilización y entender la RSC como algo realmente estratégico y útil para las empresas.

La imagen y la reputación de las empresas y las marcas son el compendio de la suma de la realidad y del reconocimiento que obtiene de esa realidad por parte de sus clientes o públicos objetivo. De los entrevistados en el estudio, casi un 90 por ciento opinó que las empresas emprenden acciones de RSC para contarlas, pero no porque lo sientan como compromiso con el conjunto de la ciudadanía y se recogieron testimonios que reconocían que algunas de las compañas eran “pura venta de moto” y que no dejaban a la marca en buen lugar.

Respecto a as las vías o los formatos para dar a conocer las acciones sociales, los entrevistados consideraron que la mayor eficacia se obtiene con la comunicación corporativa, tanto la externa como la interna, ocupando la comunicación online el segundo lugar y considerando como más efectivo el uso de las redes sociales que el periodismo de marca.

Sea como sea y por donde sea, lo cierto es que si queremos mejorar la reputación, la RSC ayuda, siempre que se haga con intención real y se comunique bien, con campañas de comunicación, publicidad y acciones de marketing adecuadas. Pongámonos manos a la obra.

 

Por Victoria Magro, Directora de Desarrollo Corporativo de Estudio de Comunicación

@VictoriaMagro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.