Mi querida se… ñora

blank

Es inevitable recordar el título de la película de Jaime de Armiñán, “Mi querida señorita”, cuando de ese grupo social hablamos y aunque la “soltera” de la cinta fuese un fantástico José Luis López Vázquez travestido sin saberlo. Viene a cuento la cosa de que en Francia, las feministas han dicho que no quieren ser demoiselles. O reniegan de que les llamen así, que viene a ser lo mismo.

A mí me parece bien. La palabra forma parte del lenguaje machista, que aún dista mucho de estar erradicado. Los hombres no tienen que ser “señoritos” -salvo en Andalucía y por aquello de ser rico heredero de un cortijo-, no tienen que hacer público si son solteros o casados. Ese desconocimiento de los demás les permite “ir de caza” sin levantar suspicacias. Cualquiera es “caballero” o “señor don” y punto. Esto siempre me ha sonado al mismo concepto por el cual una mujer descubierta con un amante es acusada de adulterio y repudiada, mientras que un hombre en iguales circunstancias sólo “ha echado una canita al aire”.

El comentario -también un poco el desahogo- viene a cuento por la gran intensidad comunicativa que tienen determinadas palabras, por su capacidad de transmitir ideas complejas en unas pocas sílabas. Señorita significa “esta mujer no tiene compromiso, es abordable; y si lo tiene, al menos no está oficialmente sellado -¿santificado?-, con lo que siempre hay oportunidad para el rondador”.

Es el sueño de cualquier comunicador: lograr esa palabra-imagen que “vale más que mil palabras” convencionales. En la práctica, son también los  slóganes y claimes tan necesarios en nuestro oficio, sobre todo si hablamos de comunicación comercial.

Pero con esto de las “señoritas” también podemos constatar otra cosa: si la imagen de la palabra tiene una vertiente negativa -o lo es al menos para una parte de los receptores- resulta imposible erradicar esa negatividad mientras la expresión siga en uso. Por eso, desde el punto de vista de la Comunicación, lo que pretenden en Francia es lo más adecuado: que se deje de utilizar la palabra demoiselle. Con el tiempo, afortunadamente, será una anécdota histórica o se quedará para explicar que en Avignon denominaban así a determinadas chicas cuando se contemple cierto cuadro de Picasso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.