Pasar el balón

La crisis empresarial sigue avanzando y la desmotivación y la indiferencia minan la moral de las plantillas en muchas de nuestras organizaciones. Una situación que requiere un paso en la comunicación interna que haga “saltar la chispa” y elevar el grado de compromiso de los empleados con sus organizaciones.

La comunicación interna juega en este proceso un papel fundamental. Es un hecho contrastado el valor integrador que tiene la comunicación en el seno de las organizaciones empresariales. Cuando las empresas comunican con la plantilla de manera coherente, planificada y profesional se elevan los niveles de motivación y cohesión. Una plantilla bien informada es más eficaz y se siente más alineada con los objetivos empresariales. Estadísticamente se puede afirmar que cuanto mayor  es la información, mayor ilusión y compromiso contraen los empleados con los proyectos y objetivos empresariales. Puestos a buscar esa nueva chispa cabe mencionar en momentos de difíciles como estos una propuesta reciente de la consultora Hattrick.

Cada vez es más común que en los departamentos recursos humanos y de comunicación interna haya un responsable que se encargue de gestionar y organizar eventos extralaborales, especialmente deportivos. Las ventajas y beneficios que atribuyen a estas prácticas empresariales son, entre otras, que los empleados conocen a otros trabajadores, se fomentan valores como el compañerismo, el trabajo en equipo, el liderazgo o el espíritu ganador. Para la consultora “es una manera de retener al empleado, de mantenerle contento y fidelizarlo”. Compañías como BBVA, Bankinter, Banesto, Vodafone, Orange, BP, Ernst & Young, Bankia o Mapfre recurren a estas iniciativas. Miguel Laín forma parte del equipo de una de ellas. Lleva tres años jugando al fútbol y ha notado un gran cambio en sus relaciones laborales. Según dice, “tengo mucho más de que hablar con los compañeros con los que juego y además, pasamos más tiempo juntos fuera del entorno de trabajo aunque sólo sea durante el camino al campo, el partido y luego comer”. Es una manera de desconectar la mente y no es todo estar sentado delante del ordenador.

Posiblemente Miguel centre de momento pocos balones al Jefe en los partidos, aunque de sus palabras se desprende que la comunicación con sus colegas le permite sentirse ahora más motivado e integrado en la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.