#Periodismo: “El mejor oficio del mundo”

Ya sabrán, quienes se hayan fijado en el título, que la frase es de Gabriel García Márquez. Y recordarán también que estamos hablando de todo un Nobel de literatura que presumía de ser periodista, sin duda porque amaba lo que significa la labor diaria del buen “plumilla”.

Es tiempo de homenajes a Gabo, pero también de recordar cómo él homenajeó a quienes nos dedicamos al periodismo (incluyo la faceta de comunicación), que fue una forma de reconocerse a sí mismo.

Corría el año 1966 y el discurso de García Márquez ante la 52 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (Los Ángeles, EE.UU.) se inició poniendo de manifiesto su intención de desautorizar a quienes consideraban “que los periodistas no son artistas”, añadiendo con breve contundencia que las reflexiones que componían su discurso se fundaban “precisamente en la certidumbre de que el periodismo escrito es un género literario”.

Me he permitido enlazar una copia del discurso para que quien no lo haya leído completo pueda tener el placer de degustarlo… ¡es tan actual!

Pero no renuncio a añadir un par de entrecomillados, a pesar de que el maestro Gabo los pone como ejemplo de un periodismo empobrecido. Espero que me perdone.

“No es fácil entender que el esplendor tecnológico y el vértigo de las comunicaciones, que tanto deseábamos en nuestros tiempos, hayan servido para anticipar y agravar la agonía cotidiana de la hora del cierre. Los principiantes se quejan de que los editores les conceden tres horas para una tarea que en el momento de la verdad es imposible en menos de seis, que les ordenan material para dos columnas y a la hora de la verdad sólo les asignan media, y en el pánico del cierre nadie tiene tiempo ni humor para explicarles por qué, y menos para darles una palabra de consuelo. ‘Ni siquiera nos regañan’, dice un reportero novato ansioso de comunicación directa con sus jefes. Nada: el editor que antes era un papá sabio y compasivo, apenas si tiene fuerzas y tiempo para sobrevivir él mismo a las galeras de la tecnología”. Pura actualidad. Y pura materia de análisis para quienes hoy se preguntan por qué las crisis económicas están acabando con los Medios.

Y un final para que los corazones como el suyo sigan latiendo en quienes continúan con la labor que amó: “El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente”.

Por Jesús Ortiz, consultor sénior de Estudio de Comunicación. Madrid

@JesOrtizAl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.