Periodismo, Redes Sociales y verdades (o mentiras)

Las Redes Sociales como herramienta imprescindible para el periodismo, como instrumento para democratizar la información, como forma de interpretar un mundo global. Son muchas las virtudes de las Redes, pero también sus defectos. Las Redes pueden convertir en fenómeno aquello que no lo es y transformar en real aquello que es falso.

Un Medio puede difundir información no contrastada, otros pueden replicar noticias que no son veraces y todo ello, mezclado como un buen cóctel, derivar en consecuencias incalculables. Todo es posible en el espacio infinito de las Redes Sociales, en lo que algunos interpretan como la era dorada de la información.

Si para algunos, como para el periodista e historiador Michael Ignatieff, “el periodismo continúa tal y como nació, mezclando publicidad y escándalo, asesinato y mercancía, chismes y rumores con la aguda y dolorosa verdad. Sigue igual que al principio”, para otros, en tiempos de Redes surgen nuevos riesgos. Por ejemplo, la imperiosa necesidad de exclusivas que hace que las prisas impidan contrastar debidamente los datos.

Hay noticias que no son ciertas que circulan por las Redes, amparadas en el anonimato, y que provocan heridas, en muchos casos, incurables. Quizás haya llegado el momento de pararnos a pensar y reflexionar cinco minutos sobre el uso y abuso de las Redes Sociales. Sin acritud.

 

Por Garbiñe Plazas, Consultora Sénior de Estudio de Comunicación. España

@garbineplazasu

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.