Periodistas nativos digitales

PRNOTICIAS, 20/09/2010.- Artículo de Jesús Ortiz, consultor senior de Estudio de Comunicación.

“Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades”. Es la definición que de periodismo hace la RAE. Y si información es comunicar a terceros lo que no saben o darles datos para que profundicen en lo que conocen, ¿por qué tanto “vértigo” hacia lo que se ha dado en llamar “periodismo ciudadano”? Los estudiantes de Ciencias de la Información dan alguna pista de lo que está por llegar en el estudio “Los nuevos periodistas, la influencia de la Web 2.0 y la responsabilidad social” realizado por Servimedia y Estudio de Comunicación.

Si no se profundiza en el concepto de la Academia antes citado, cualquiera se puede imaginar que ejercería de periodista. ¿En qué se ha convertido entonces el periodismo, digamos, profesional? En las universidades se suele hablar del hecho periodístico como una forma de comunicación social mediante la que se dan a conocer y se analizan los hechos de interés público. Y es en el análisis donde reside, probablemente, el secreto de la profesión. Como decía un viejo profesor del oficio, “la información es un bocadillo: entre pan y pan del análisis, está el jamón de la noticia”. Es decir: se trata de analizar si la información que el periodista recibe o busca cumple con su función de interés público, oportunidad, rigor, etcétera; y de analizar después, a la luz de los hechos comprobados, antecedentes, consecuentes, evolución, etcétera, que se relacionan con la noticia.

Se le puede achacar al llamado “periodismo ciudadano” (quizás algún día toque mirar las “vigas” de nuestros ojos) que mayoritariamente está como en plena “operación bikini”: quita el pan del bocadillo. Y lo peor es que le suele importar bien poco el tipo de jamón que se “zampa” y que pone en la “bandeja” de la Red a disposición de los demás. De ahí los temores que suscita el imparable crecimiento de ese su soporte interactivo que hemos denominado Web 2.0, fundamentalmente respecto a las redes sociales y a los blogs o bitácoras.

Hay tres aspectos que se unen en el párrafo anterior: Web 2.0, periodismo y responsabilidad social de quien lo ejerce. Es tan lógico llegar a ellos conjuntamente que ese ha sido el aliciente para que Servimedia y Estudio de Comunicación preguntásemos por ello a estudiantes de periodismo y a recién licenciados; a quienes en un futuro inmediato poblarán las redacciones, los despachos de dirección de los Medios o los departamentos de Comunicación de empresas e instituciones.

El trabajo se realizó entrevistando a 305 estudiantes de 21 universidades de toda España y a todos los podemos encuadrar en la definición de nativos digitales. De hecho, todos utilizan habitualmente la Web 2.0. Y un dato que destaca, aunque no es ninguna sorpresa seguramente, es que más de un 90 por ciento usan redes sociales, casi todos (un 80,7 del total de los entrevistados) a diario. Es decir: básicamente, el intercambio personal de información de los nuevos periodistas es mediante la Web 2.0. Que no se pasan un recorte de periódico, vaya.

Pero estos nativos digitales saben que el “jamón” de que disponen, que también difunden, no es de calidad. Quizás ahí se les va notando que están aprendiendo el oficio de comunicar con precisión. Para ellos, esas redes sociales que usan la mayoría -y a diario- tienen la más baja credibilidad de toda la Web 2.0; muy inferior, se puede añadir, a la de los Medios convencionales, en los que destacan la fiabilidad de las Agencias de Noticias.

Muchos otros datos del estudio, en fin, nos permiten saber que la mayoría de estos periodistas nativos digitales están convencidos de que la Web 2.0 tendrá gran influencia en el periodismo del futuro, que el “periodista ciudadano” debe tener responsabilidad legal (más allá de la RS) respecto a la información que difunda, pero que redes sociales, bitácoras, páginas de intercambio, foros y demás están ampliando el espectro de la libertad de prensa.

En el totum revolutum que ahora nos invade, seguramente se confunde esa libertad (de prensa) con libertinaje. Todo indica, no obstante, que los nuevos profesionales están por la labor de ordenar la situación para que el buen periodismo -nada de bocatas light– esté más cerca de todos.

(Enlace con en estudio “Los nuevos periodistas, la influencia de la Web 2.0 y la responsabilidad social”) 

 

Puede leer el artículo completo aquí o acceder a la Web de PRNoticias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.