Plan de crisis contra el "Trumpetuit"

La inveterada afición del presidente estadounidense Donald Trump por Twitter para la expresión de sus filias, fobias, elogios, críticas, soflamas, diatribas y opiniones varias, parece haber abierto una nueva especialidad en la comunicación de crisis de las compañías estadounidenses, que de la noche a la mañana puede verse en el ojo del huracán de sus invectivas.

La comunicación de crisis tiene ahora un nuevo campo. La posibilidad de ser criticado por un líder mundial era hasta el momento una opción remota. Pero todo ha cambiado con la llegada de Trump a la Casa Blanca. Un tuit de Donald Trump ha adquirido ahora carta de naturaleza de crisis y ha pasado a engrosar el catálogo de potenciales situaciones de crisis junto a los desastres naturales, las crisis financieras, las reestructuraciones o las incidencias habituales del negocio. El mero hecho de ser señalado en Twitter por el pulgar más poderoso de la Tierra hace que la crítica adquiera dimensiones insospechadas, avivando la posibilidad de que ejércitos de “trolls” incontrolados se suban a este barco. Todo eso, sin contar con el posible efecto en el precio de las acciones de aquellas compañías cotizadas.

General Motors, Boeing, Lokheed Martin son algunas de las grandes corporaciones que ya han saboreado en sus propias carnes el vitriolo verbal que destila en la red de microblogging el flamante mandatario. A algunas de ellas les pilló con el paso cambiado. Ahora no.

Toyota Motor, que se vio en la picota después de que el presidente la acusara de no invertir lo suficiente en Estados Unidos, difundió a renglón seguido una declaración en la que detallaba las inversiones realizadas en el país, el número de fábricas, empleos y vehículos producidos. Muchas otras han seguido igual comportamiento.

Los consultores de comunicación y directores de comunicación se han apresurado a elaborar protocolos para el caso de que su empresa se convierta en el blanco de los dardos presidenciales. Todos coinciden en que con independencia de que el trumpetuit pueda ser desafortunado, inexacto, falaz o poco objetivo, algo hay que hacer y que quedarse cruzado de brazos no es la mejor estrategia.

Se ha llegado hasta crear un app denominada “Trigger” que avisa de inmediato nada más producirse un tuit de Trump contra una compañía cotizada.

La experta en Comunicación y Relaciones Públicas, Kara Alaimo enumera en un artículo publicado recientemente en Bloomberg una serie de recomendaciones para afrontar un Trumpetuit. Alaimo, que trabajó anteriormente para la administración de Barak Obama, apunta la conveniencia de una monitorización constante de los tuits del presidente, la revisión de la política corporativa, la preparación de mensajes con anticipación, la búsqueda de aliados y la identificación de canales de comunicación con la Casa Blanca.

Por Adolfo Lázaro, consultor senior de Estudio de Comunicación España

@alazaro_m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.