Porque todos no podemos ser guapos

obama

Un Obama feo jamás hubiera ganado las elecciones. A esta conclusión llega la socióloga americana Catherine Hakin, autora de numerosos estudios que demuestran que en las sociedades avanzadas, el atractivo de una persona es una de las claves del éxito, no sólo en las relaciones personales sino en la política y en los negocios. Afortunada o desgraciadamente, guapos nacemos -aunque ahora con la cirugía estética no lo tengo tan claro- pero atractivos nos podemos hacer y sino, ¿de dónde viene el sabio refrán popular de “la suerte de la fea, la guapa la desea”? Es todo cuestión de cuidar nuestra apariencia y aprender.

La imagen que transmitimos en una primera cita es lo que nuestro interlocutor recordará de nosotros durante mucho tiempo. En un encuentro profesional, lo que un cliente percibirá de nuestra empresa será lo que nosotros le transmitamos. En una primera cita profesional, la forma de vestir, de hablar, de actuar puede llevarnos a conseguir desde el más rotundo de los éxitos al más estrepitoso de los fracasos. Cuanto más duras son las circunstancias del mercado, más partido tenemos que sacar a nuestras herramientas de trabajo. El otro día leía en twitter que “Las mujeres se enamoran de lo que oyen, los hombres de lo que ven, por eso las mujeres se maquillan y los hombres susurran al oído”. ¿Por qué no actuamos con la misma inteligencia en el ámbito profesional? Si la imagen es tan importante en el mundo profesional ¿Por qué las empresas en estos tiempos que vivimos no cuentan con buenos asesores de comunicación e imagen?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.