Principio del fin de los medios locales

 

“Una ciudad sin, al menos, dos periódicos es una ciudad sin debate político” afirma el profesor de la Universidad de Navarra Alfonso Sánchez Tabernero, coautor del libro “La Ruta del cambio”.  Es una reflexión interesante que dibuja bastante bien el panorama actual. Ciudades sin periódicos locales, diarios  regionales que intentan suplir las carencias provinciales, medios locales bajo mínimos y en la calle un debate social global.  No puedo o mejor dicho, no quiero imaginar mi ciudad, una capital de provincia de tamaño medio, sin sus periódicos locales, sin sus “gacetillas”  a las que siempre se acude con la intención de enterarse de la información más próxima, de la que nos afecta más directamente. Pero no todo el mundo tiene la misma suerte. En Guadalajara, sin ir más lejos, hace tres años, convivían tres medios impresos: La Tribuna de Guadalajara, El Diario de Guadalajara  y Nueva Alcarria.  No han sobrevivido como diario. Los dos primeros han desparecido y el tercero se ha convertido en bisemanal. En el otro lado se encuentra el caso de Soria que, con una población de 95.000 habitantes en toda la provincia de los que 40.000 viven en la capital, tienen dos periódicos, una de las tasas más altas de España: Diario de Soria y el Heraldo de Soria que, desde luego, favorecen la pluralidad y el debate.

El descenso de publicidad, sobre todo institucional y la aportada por las empresas de construcción que con la crisis también han ido despareciendo, han hecho que la prensa escrita  se haya resentido. De hecho hay días en los que los anuncios brillan por su ausencia, lo que se ve reflejado igualmente en el número de páginas. En algunos casos tan solo se encuentran anuncios promocionales de sus propios productos o medios.

La lista de medios locales desaparecidos en todo el panorama nacional es muy larga: Guadalajara Dosmil, La Voz de Asturias, Superpop, Motorpress-Ibérica, La Voz de Cádiz, La Voz de Jerez, El Día de Guadalajara, Público, Extremadura al día, la Gaceta de Canarias, los periódicos del grupo Promecal en Castilla La Mancha …, por citar algunos de medios impresos; Punto Radio Málaga, Onda Vallas de Cataluña u Onda Chipiona en cuanto a radios o Localia TV, Veo 7, Canal 4 Navarra, CRN TV si hablamos de televisiones. Y sólo he citado algunos casos.  Esto sin hablar de los medios que están sufriendo o preparando ERES.  Por mencionar algún caso reciente, Canal Nou, ya ha anunciado que sobran dos tercios de su plantilla, el grupo Prisa ha preparado un nuevo recorte en Cinco Días, y en sus revistas para después del verano y, por si fuera poco, el principal accionista de Rizzoli recomienda la venta del 40% de Unidad Editorial según un informe financiero que justifica esta medida para mejorar la cuenta de resultados.

Según el Observatorio Profesional de FAPE, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, desde noviembre de 2008 hasta la actualidad, 6.353 periodistas han perdido su empleo, bien por cierre del medio en el que trabajaban, bien por ERES, bien por recortes de plantilla. Más de seis mil profesionales a la calle que se suman a otros tantos miles que ya estaban en paro. Y muchos de ellos, trabajadores de medios locales.

El panorama es desolador. Y a esto tenemos que sumar el intrusismo profesional. La Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa  y la Comisión Gestora del Colegio de Periodistas de Andalucía, han denunciado la actitud de algunas empresas editoras que han contratado este verano becarios de licenciaturas como Filologías o Humanidades, ajenos por tanto a las de Periodismo o Comunicación Audiovisual para llevar a cabo labores de redacción. Según ponen de manifiesto, “esta práctica vulnera la Ley que ha propiciado la creación del Colegio de Periodistas que tiene, entre otros fines, luchar contra el intrusismo profesional y que promueve como única  vía de acceso a la profesión las titulaciones específicas”.  Y mientras tanto, más de seis mil profesionales están en la calle sin trabajo y millones de españoles privados de la información más cercana. No se ve luz al final del túnel.

Por Esther Otega, consultora senior. 

@estherortegaa 

Foto: Gonmi

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.