Publicidad de ciencia ficción

En publicidad hemos avanzado mucho en la personalización de mensajes a través de herramientas de internet, redes sociales, smartphones, tabletas, entre otros. Actualmente, en publicidad podemos crear un perfil exhaustivo del público al que queremos dirigir nuestros comunicados  y crearlos a medida para conseguir el impacto ideal.

Con lo rápido que está avanzando la tecnología podemos imaginar hasta dónde llegaremos en pocos años. En breve, vamos a tener en el mercado otras modalidades aún más perfectas para adaptar nuestro mensaje no sólo a los intereses económicos o de ocio que podemos investigar, sino además, a los sentimientos del receptor y sus circunstancias personales a nivel emocional.

Los anuncios de publicidad, principalmente, se presentan en bloques de los que se consiguen impactos aleatorios. Hoy en día con el ordenador, a raíz de una consulta en un buscador de internet, los comerciales aparecen en función de la huella inicial dejada en el transcurso de esta búsqueda. Esta acción que hace unos años sorprendía, ahora es algo de lo más habitual. El futuro inmediato va mucho más allá. Se están investigando nuevas fórmulas con la instalación de sensores y cámaras en la pantalla del ordenador que permiten captar el pulso o los movimientos del ojo evaluando así los estados de ánimo del observado. De esta forma se consigue una información adicional muy valiosa que, al cruzar con el resto de parámetros, sugiere las pautas para la elaboración del anuncio perfecto.

Algunas empresas ya están investigando esta parcela aún por explotar. Samsung, por ejemplo, tiene un dispositivo móvil capaz de vaporizar aromas. Microsoft recientemente ha patentado una aplicación que detecta el estado de ánimo del usuario con el análisis del rostro y de su lenguaje corporal en el uso de videojuegos. Esta compañía tiene registrados también sistemas que se integran en el ordenador y vigilan las reacciones inmediatas al leer mails, navegar en internet, ver vídeos, etc. Google tiene sus gafas inteligentes y Apple un Iphone con sensor de movimiento.

Estos avances aportarán mucho a la forma de aplicar publicidad pero a día de hoy estamos ante prototipos. Aún queda un largo camino en algo que a primera vista produce mucho respeto. Puede ser la  llegada del Gran hermano de la publicidad y no creo que nadie quiera estar expuesto a un análisis tan riguroso de sus movimientos. La tarea ahora es establecer reglas y modos de hacer y, sin duda, el que logre aplicar esta tecnología, más propia de una película de ciencia ficción, tendrá el control absoluto de la publicidad del futuro.

Eva Fresnillo, consultora sénior de Estudio de Comunicación, España

@EvaFresnillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.