Información barata… ¿no nos importa la calidad?

Hace algunos años, en un desayuno, nos decía José Manuel Lara, presidente del Grupo español Planeta, que vivíamos malos tiempos para la calidad porque la palabra mágica que movía al mercado y a los consumidores era “barato”. Lara hablaba de cómo las grandes enciclopedias habían perdido la batalla y cómo sus grandes equipos editoriales pertenecían ya al pasado. Wikipedia los había desbancado.

Desgraciadamente, no se equivocaba el recordado editor. Ayer una cadena de televisión local suiza, Léman Bleu, alcanzaba repercusión internacional al anunciar que, en adelante, sus reporteros trabajarían con una iPhone 6, un palo selfie y un micrófono para grabar sus crónicas. Qué razón tenía Lara, “barato” es la palabra mágica detrás de decisiones empresariales en el mundo de los medios de comunicación que, sin duda, recortan gastos pero, igualmente, disminuyen la calidad.

Se puede decir, claro está, que se trata de una cadena local y es cierto. Pero también es cierto que esta decisión camina por la misma senda que la adoptada hace un par de años por el diario Chicago Sun-Times que despidió a todos sus fotoreporteros de plantilla, incluido un ganador del Premio Pulitzer, al tiempo que le daba a sus redactores un iPhone para que hicieran las fotografías de las noticias que cubrían.

Acostumbrados como estamos a ver a todo el mundo a todas horas haciendo fotografías con su teléfono inteligente, podríamos llegar a pensar que no pasa nada, pero esencialmente es lo mismo que si le hubiéramos dado una Instramatic a Koudelka para cubrir el final de la Primavera de Praga o a Eddie Adams para fotografiar la guerra de Vietnam. O, peor aún, como si la Instramatic la hubiera disparado el redactor de turno. Ninguna de las imágenes icónicas que forjaron la memoria de aquellos eventos habría quedado captada para la posteridad.

En la ecuación del negocio de los Medios de Comunicación los cámaras, los fotógrafos y su material son una parte de los conceptos de gasto. La otra la constituyen los redactores y resulta inquietante pensar si la misma lógica que recorta la cobertura gráfica de las noticias no acabará también afectando a la propia calidad de la información … ¿O lo está haciendo ya?

Por J. Alberto Mariñas, Socio. Estudio de Comunicación, Madrid

@amarinas

 

Foto 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.