Retrocedamos…

Hace unos días Tyler Cowen, director de Mercatus Center,  entrevistaba a Jeffrey Sachs para la serie de programas “Conversations with Tylor”, en el cual conversa con líderes de diversas materias que están causando un impacto en el mundo con sus ideas. Jeffrey Sachs, profesor de la Universidad de Columbia y coautor del blog “Marginal Revolution”, explicaba que no se puede tomar una idea y tratar de explicar toda la historia con ella, refiriéndose al éxito o fracaso de las naciones.

No pude evitar pensar en cómo esto también ocurre en la historia de la comunicación. Si pudiésemos retroceder varios años, digamos por ejemplo a 1990, y ver toda la evolución de la comunicación hasta nuestros tiempos, la única conclusión que sacaríamos es que es impredecible.

La caída de los medios tradicionales y el auge de los ciudadanos como productores de información y contenido; la irrupción y expansión de los móviles, cada vez más pequeños hasta llegar un momento en el que parecía que se iba a perder en el bolsillo, y luego cada vez más grandes (solo hace falta ver el iPhone 6 Plus); el éxito de redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin y el fracaso de otras muchas que nacieron con la palabra éxito escrita, como Google + o Ping. Las quejas por temas de privacidad en Facebook y el fracaso de Diaspora, una red social del estilo de Facebook pero con un mayor control de la privacidad por parte del usuario. ¿Hay alguna línea común en todo esto?

Son muchas las tendencias de las que se está hablando en la comunicación hoy en día. El auge del móvil como plataforma y la adaptación de los contenidos para que sean mobile friendly, el paso del storytelling al storydoing, la aparición de empresas dedicadas exclusivamente al Big Data, el desarrollo del neuromarketing para lograr entender mejor al consumidor… ¿podemos decir cuáles de estas tendencias van continuar y cuáles otras van a aparecer?

Llevando la idea de Sachs más allá, ¿podemos sacar unas reglas para él éxito observando casos anteriores? Ojalá todo fuera tan fácil como observar una lista de redes sociales que han triunfado para poder crear una red social exitosa, o para saber cuáles de todas las redes que existen hoy en día tienen futuro. O analizar un sinfín de contenidos que han logrado convertirse en virales para conseguir crear un contenido viral. Sin duda se puede y debe aprender de experiencias anteriores, pero unas características comunes en casos de éxito no son reglas de éxito. Como reza el dicho popular, el diablo está en los detalles, y añadiremos que también en el contexto.

Y en cuanto al futuro, con esta historia detrás, ¿seríamos capaces de aventurar cómo nos vamos a comunicar con nuestros públicos dentro de diez años?

Solo nos queda aprender de la historia y estar siempre al día.

Por Almudena Pitarque, consultora trainee en Estudio de Comunicación España.

Foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.