SALUD: El saludable uso de la palabra

La enfermedad es un estado que, tarde o temprano, todos acabamos experimentando en algún momento de la vida. Y es precisamente esa universalidad lo que hace que cada vez sea mayor la sensibilización de los profesionales del sector sanitario a la hora de comunicar a los pacientes y sus familiares los detalles de su dolencia.

La Comunicación, por tanto, se está consolidando desde hace años como un elemento central cuando se trata de compartir, desde un punto de vista comprensible y asimilable, información relevante y sensible con los enfermos. El objetivo es ayudarles a superar su dolencia o, al menos, a enfrentarla en su justa medida desde el realismo y sin caer en estereotipos y prejuicios que inexorablemente pueden llevar al desánimo.

En este sentido, el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) ha organizado recientemente un seminario dirigido a los periodistas bajo el título ‘Cáncer y Medios de Comunicación: hacia una correcta información’ en el que se ha analizado, entre otros aspectos, la evolución que ha sufrido en los últimos años la forma de hablar sobre el cáncer en los Medios.

Así, se ha pasado de utilizar el eufemismo ‘la larga y penosa enfermedad’, para explicar el fallecimiento de algún personaje famoso, a referirse al cáncer con su apelativo exacto, sin añadirle calificativo alguno. Y es que, como apuntó en ese foro la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, los profesionales de la información no deben andarse con circunloquios y deben llamar al cáncer por su nombre para contribuir, así, a su desestigmatización social. Asimismo, deben evitarse por parte de los informadores otros usos, ciertamente peyorativos, del término cáncer para hacer alusión a hechos destructivos en el seno de un grupo social al modo de: ‘la droga es el cáncer de nuestra sociedad’.

En definitiva, los periodistas, y también los comunicadores que emitimos información en nombre de las empresas, deben ser conscientes de la importancia y responsabilidad de su labor de cara a ayudar a normalizar situaciones relacionadas con determinadas enfermedades que, a la postre, eviten situaciones discriminatorias y exclusivas y contribuyan, por tanto, a humanizar el tratamiento de las mismas desde el punto de vista social.

 

Por Fernando Geijo, consultor sénior de Estudio de Comunicación España. 

@fergeijo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.