Si sales al Mercado cuenta lo bueno que eres

Muy interesante me ha parecido el estudio realizado por la Universidad de Oviedo que concluye que las empresas que salen a Bolsa han aumentado su plantilla en un 13 por ciento en el primer año de cotización, y los ingresos en un 38 por ciento.

Es cierto que el mercado ha estado temeroso y receloso estos últimos años como consecuencia de la crisis que llevamos viviendo desde que en el otoño de 2008 Lehman Brothers quebrara. Por eso es alentador, después de pasados cinco años, un estudio como este, que pone de manifiesto datos esperanzadores: “el crecimiento de las empresas se produce especialmente en las emergentes, que así se consideran a las que tienen menos de 30 años de vida. En estas compañías, la plantilla ascendió hasta el 37,47 por ciento y los ingresos a más del 71 por ciento”. Y lo mismo ocurre en el caso de las empresas que se incorporan al MAB (Mercado Alternativo Bursátil) “cuyo número de trabajadores crece en un 37,45 por ciento”.

Es lógico pensar que una empresa que gana financiación gracias a la negociación en bolsa obtenga un crecimiento mayor, pero también es clave considerar que el debut en el mercado contribuye poderosamente a elevar el perfil de imagen y el posicionamiento de marca de la empresa.

La salida a Bolsa es uno de los principales hitos en la vida de una compañía en los que la empresa ‘se pone de largo’. El contexto va a ser diferente, con un nuevo ‘producto’ que vender, sus propias acciones, y un nuevo ‘cliente’, su accionariado. Por ello, esta nueva situación hace necesario desarrollar una Estrategia de Comunicación adecuada para crear una imagen positiva de la compañía, generar confianza entre los potenciales inversores y transmitir las buenas perspectivas de futuro.

Es cierto que el objetivo final de una empresa que sale a bolsa es aumentar el valor de la compañía y crecer pero, para ello, hay que generar demanda de acciones: ‘No se compra lo que no se conoce’.

Para captar nuevos clientes, hay que conseguir notoriedad, posicionarse como referente del sector, mejorar las relaciones de la Compañía con todos sus stakeholders (clientes, instituciones, proveedores, empleados…) y lograr el máximo nivel de conocimiento de la realidad de la empresa. Hay que reforzar las fortalezas y valores atractivos para los públicos objetivo de la compañía y difundir de forma positiva la operación, para que se perciba a la empresa como una inversión rentable.

Tampoco es baladí tener preparados mecanismos para responder a posibles ataques (que siempre los hay) que  pudieran dificultar o perjudicar su imagen y la operación.

Lo cierto es que, como en todo lo relativo a la Comunicación, el silencio no es rentable, y una operación de salida a bolsa es una oportunidad única para potenciar la comunicación de la Compañía tanto offline como online. La propia Compañía es la mejor fuente de información. Así, pues contemos lo bueno que somos…

Por Victoria Magro, consultora sénior de Estudio de Comunicación España. 

@VictoriaMagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.