Telediario sin pena… ni gloria

 

¿Sucederá algún día, de esos en los que se realizan detenciones de personajes famosos del mundo de la política o  la farándula, o de esosotros  en los que se producen imputaciones (pronto  sólo investigaciones)  por un rosario de presuntos delitos,  que estas noticias pasen en las televisiones sin pena, entendida como castigo a los autores de un delito?

¿Sucederá que la tutela judicial  efectiva  impida la indefensión de estos “noticiables” haciendo respetar  su  imagen y su presunción de inocencia y se imponga esta tutela a la libertad informativa de los ciudadanos a recibir información veraz  y a la publicidad de las actuaciones judiciales?

Al menos nuestros legisladores se afanan en luchar contra la llamada pena de telediario para que así suceda, pena que  sufren detenidos e imputados  irreversiblemente en  los informativos de  televisión, por más que un tribunal declare después su  inocencia..

El Congreso ha enmendado el proyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal con un añadido  para tal fin (enmienda transaccional en lenguaje parlamentario) que dice  que, en las detenciones, “se deberán adoptar las medidas necesarias para asegurar el respeto a los derechos constitucionales al honor, intimidad e imagen (del detenido) en el momento de practicarse, así como en los traslados ulteriores”. ¿Y por qué no en todos los mementos del procedimiento? Parece así que, hasta ahora,  esos derechos no existieran.  De los del imputado, transformado por mor sólo de la palabra en “investigado”, nada se dice.

Total, que del parto de los montes salió un ratón. Nada en la protección de derechos que no debiera haberse hecho desde la existencia de la Constitución y nada que no vaya a seguir haciéndose, como, por ejemplo,  la revelación de los sumarios declarados secretos, sin que nadie lo impida.

Salvo que el  correspondiente funcionario judicial o policial  deje de avisar a las televisiones y los policías dejen de esposar a los detenidos abriéndoles la puerta del coche como servicial chófer rogándole amablemente que tengan cuidado en no autolesionarse, no se evitarán espectáculos como el reciente de la detención de Rodrigo Rato para trasladarlo los 300 metros que separan su domicilio de su despacho para “presenciar” su registro.

Qué pena entonces, porque el  llamado “periodismo de investigación” perderá muchas jornadas de gloria.

Por Ramón Almendros, director de Estudio de Comunicación España.

@ramon_almendros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.