Todo queda registrado

Sin darnos cuenta en nuestro día a día dejamos una huella digital con acciones cotidianas tan simples como ir en transporte público al trabajo, utilizar el móvil para ver las noticias, visitar perfiles de redes sociales o para usar un navegador que nos lleve a nuestro destino. El uso de datos personales y tecnologías y de la información y comunicación avanzadas permite que queden al descubierto detalles de nuestra vida como dónde y con quién hemos pasado el último fin de semana, qué productos hemos adquirido online o nos habría gustado adquirir, qué preferencias tenemos etc.: todo queda registrado.

Recientemente Mar España, directora de la Agencia Española de Protección de Datos, participó en un foro para ponernos sobre aviso o tal vez “alarmarnos” sobre los riesgos de la exposición del uso de nuestros datos en la red. Comenzó su ponencia diciendo que nos encontramos en una “sociedad digital caracterizada por tener una mayor información sobre las personas y los aspectos de su vida que puede ser procesada, tratada e intercambiada en cualquier momento”.

Según datos de la AEPD el tráfico global en España “se multiplicará por tres entre 2016 y 2021 y habrá 36, 3 millones de usuarios de internet en 2021, lo que se traduce en 345 millones de dispositivos conectados en nuestro país (7 conexiones de dispositivos por habitante) en ese año”. Cuando te exponen un problema, puede sonar más o menos preocupante, pero cuando lo ilustran con datos reales…

España explicó que detrás de todos estos datos hay información muy sensible y que, a pesar de su impacto positivo en muchos aspectos (como en la lucha contra la delincuencia o en el avance en la investigación científica), hay también muchos riesgos-y tal vez más que ventajas a tener en cuenta- y alertó sobre la importancia del derecho a la intimidad y a la protección de datos. Además, recordó la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos– al cual se refirió como “necesidad imperiosa”- y que será aplicable a partir del próximo 25 de mayo: “Tanto en el ámbito privado como público tenemos un reto: aumentar la confianza en la economía digital y concebir este cambio no como una crisis sino como una oportunidad”.

Todavía hay muchas preguntas en el aire: ¿Dónde queda la discreción y la privacidad? ¿Qué pasa con el derecho al olvido? ¿Cuál es la legitimidad jurídica que ampara el tratamiento de los datos? La directora de la AEPD puso de manifiesto que el mayor problema es concienciar a la población del riesgo que supone internet y de tomar las medidas necesarias para un mayor control.

Y ¿cómo afectará la nueva ley de protección de datos a la prensa digital? Mar España contestó que “ya hay jurisprudencia consolidada y que en todo caso prima la libertad de expresión pero sin perjuicio de afectación al derecho de honor y de la intimidad”.

Por Mercedes Ulloa, consultora en Estudio de Comunicación España

@mulloa15

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.