#Comunicación y relaciones públicas: todo se escucha, todo cuenta

El ser humano, en general, gusta de poner atención a su alrededor, agregando porciones de historia cuando comparte lo escuchado. Bajo esta naturaleza debemos recordar siempre que estemos en algún evento, conferencia o encuentro con Medios, que todos están al acecho, todos están escuchando y viendo lo que haces o dejas de hacer, todo cuenta y muy importante, cuando estamos trabajando dejamos de ser nosotros para convertirnos en “LA MARCA”.

En una ocasión coordiné con mi equipo un evento en el que se presentaba un nuevo producto para cabello, éste fue organizado en un salón de belleza en conjunto con una prestigiosa revista a nivel internacional, con tonos del producto que vestía completamente el lugar, bocadillos y cócteles que seguían el juego para lograr una armonía perfecta.

Antes de ser la hora de la cita, arreglábamos los últimos detalles del evento, luces, sonido, meseros, canapés, producto, todo en su lugar para dar inicio. Sentadas esperábamos a que diera la hora, cuando una compañera se percató que ¡sus uñas del pie estaban mal pintadas! Decidió aprovechar el tiempo antes de que llegaran los invitados para corregir el detalle, cuando se acercó un hombre amable y sonriente a preguntar por el evento, con una mirada curiosa ante las posturas de ella, quien sentada, con brochazos de esmalte cubría cada pequeño espacio. Se volteó y le comentó que aún no iniciaba, que si podía esperar a la hora de la cita y a sus espaldas comentó: “que intensa la gente cuando llega antes a un evento y ni siquiera sabe de qué trata”.

Resultó ser que aquel hombre curioso era el VP de la importante revista pero no sabía si estaba en el lugar indicado. Al terminar el evento, en la reunión de retroalimentación, no pudieron faltar los comentarios respecto a la falta de compromiso y seriedad de “LA MARCA”, después de todo, todos somos imagen, ¿cierto?

Moraleja: todas las personas, por naturaleza, estamos destinados a escuchar, observar y comentar todos los detalles que nos impactan en un lugar. Un publirrelacionista deja de llamarse José o María para llamarse Coca-Cola o Toshiba. Cualquier movimiento en falso, palabra equivocada o gesto poco amable será inmediatamente asociado a la marca perjudicando la buena imagen que intentas crear cada día.

Por Lorena Lozano, Ejecutiva de Cuenta. México. 

@lalorelozano

 

Foto: Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.