Transparencia en la comunicación financiera

Uno de los hombres más poderosos del mundo acaba de hacer mutis por el foro sin ruido y sin furia, cediendo pausada y silenciosamente el testigo a una mujer. Ben Bernanke, que presidió por espacio de ocho años la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), pasará a la historia como el hombre que abrió la “caja negra” de la comunicación del banco central norteamericano.

De igual manera que el Papa Francisco está haciendo ahora en el Vaticano, Bernanke optó por abrir las ventanas en una institución en la que imperaba el hermetismo más absoluto y cuyos predecesores, Paul Volcker y Alan Greenspan, oficiaban con una actitud de hierofante o de guardián de las esencias, haciendo del mutismo más absoluto su principal estrategia comunicativa.

En un ejercicio gradual de “tapering” comunicativo, Bernanke fue relajando las mordazas que hasta el momento mantenían aherrojada a esta institución financiera. Así, en sintonía con la política de transparencia de la administración Obama, Bernanke optó sin ambages por una estrategia de comunicación más abierta, consciente de que el ocultismo genera desconfianza e incrementa la incertidumbre y de la obligación que tienen instituciones y empresas de comunicarse de forma transparente con sus públicos objetivo.

El prestigioso semanario económico Bloomberg Business Week aplaudió el intento de Bernanke por aportar una mayor diafanidad al tradicional secretismo de la FED. “Bernanke abre la caja negra”, tituló un artículo en el que glosaba la estrategia de Relaciones Públicas del presidente de la FED.

The Wall Street Journal ya había bendecido previamente esta actitud, que tuvo hitos destacados como sus intervenciones en el popular programa económico de la CBS “60 minutos” o en el Club Nacional de Prensa de Washington.

¿Proseguirá su sucesora, Janet Yellen, esta misma política comunicativa? Yellen, que desde el 1 de febrero es ya la primera mujer al frente de la FED, no ofrecerá su primera rueda de prensa hasta el 19 de marzo. En tiempos actuales de crisis y desconfianza generalizada hacia los poderes públicos, empresas e instituciones, la política comunicativa de Bernanke constituye un legado inspirador.

Por Adolfo Lázaro, Consultor sénior de Estudio de Comunicación. España

@Alazaro_m

 

Foto: Fotopedia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.