Transparencia y regulación para normalizar el lobby

El Congreso ha decidido recientemente abordar por fin la regulación de la relación entre políticos y lobistas. Se trata de una proposición de ley del PSOE sobre la reforma del título XIV del Reglamento del Congreso que quiere dotar de un marco legal a una actuación, que, de facto, ya se produce entre los grupos de interés o lobbies y sus señorías.

La regulación de la práctica del lobby es una vieja aspiración de los que nos dedicamos a las relaciones institucionales y la comunicación, que siempre van de la mano y que vemos ahora con buenos ojos, porque es un hito, que solo puede contribuir a aportar transparencia e imprimir normalidad y seguridad a las necesarias relaciones y diálogo entre los poderes públicos, la economía y la sociedad, que pueden y deben darse en una democracia sana y consolidada.

Otra ventaja de contar con esta regulación es la de equipararnos a Europa y permitirnos disponer de un Registro de Transparencia a imagen y semejanza del que ya existe en el Parlamento, la Comisión Europea y el Consejo de la UE.

El término lobby, que en el mundo anglosajón es moneda de cambio habitual, ha estado acompañado en nuestro país siempre de un aura de cierto secretismo y envuelto en una nebulosa gris. A ello ha contribuido sin duda la imagen de una ficción hollywoodiana en el que la línea entre lo legal y el tráfico de influencias se vuelve muy difusa.

No debería tener connotaciones negativas el hecho de que los representantes de los intereses de un determinado sector puedan hacer llegar a los interlocutores políticos su posicionamiento sobre un posible cambio normativo de efectuarse puede por ejemplo, poner en juego el futuro y la viabilidad de un sector del que dependen muchas familias.

Si despojamos a la práctica del lobby de esas connotaciones negativas y la analizamos de un modo aséptico nos daremos cuenta de que, en realidad se trata de una forma más de comunicar, en este caso con la metodología y las particularidades que requiere el público objetivo al que va dirigida y que es las administraciones públicas, pero basándose como en cualquier otro ámbito de la comunicación en la honestidad y la transparencia.

 

Por Ana Pereira, Directora en Estudio de Comunicación.

@anabepereira

0101

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.