Tu vida deja una huella digital

 

Hace unos días me pasaron por Facebook el siguiente vídeo que corresponde a una campaña sobre los riesgos que conlleva el volcar nuestra actividad cotidiana en las redes sociales. Me pareció muy esclarecedor y brillante por su simplicidad y su elocuencia.

Dejando a un lado el típico eslogan “míralo antes de que lo borren”, el planteamiento es simple. Seleccionan al azar a ciudadanos belgas para que participen en una sesión con un vidente. En una sala diáfana se encuentran el vidente y el ciudadano, que pasa de estar sorprendido, por lo bueno que es el vidente y lo mucho que acierta, a perplejo (casi aterrado) porque el vidente demuestra saber datos realmente íntimos de su vida personal. La sorpresa salta cuando detrás de una pared blanca se desvela el por qué sabe tanto nuestro vidente.

Este vídeo pone de manifiesto que el uso de las redes sociales debe estar guiado por el sentido común y por el control, porque detalles de nuestra vida más personal no sólo pueden estar a la vista de amigos o de los amigos de nuestros amigos, sino de cualquiera con no tan buenas intenciones.

Esto mismo podemos extrapolarlo a las empresas. La presencia de una compañía en las redes sociales debe ser un paso meditado que responda a un objetivo concreto y cuya estrategia se englobe en un todo que es la Identidad Corporativa. Porque cada paso, cada comentario y cada mensaje que se lanza a las redes sociales deja una huella digital que hablará por sí sola de nosotros.

Por Támar Salazar, consultora senior. 

@TamarSalazar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.