Twitter se suma a la lucha contra las noticias falsas

No. Ni hay botellas de agua en la calle listas para explotar cuando vas a recogerlas, ni te van a regalar un llavero con GPS que calcula cuál es el mejor momento para asaltarte. Si has recibido alguna de estas informaciones vía redes sociales o mensajería deber saber que tus contactos han sido las confiadas “víctimas” de un bulo.

Cuentas de Twitter como la de la @policía y @la_buloteca luchan activamente contra la desinformación en medios sociales, identificando y concienciando acerca de aquellos bulos que ellos mismos detectan o que los usuarios les reportan.

Pero, por el momento, no es suficiente… Los bulos continúan apareciendo y propagándose sin control.

No es un juego de niños.

Durante las pasadas elecciones de EE.UU. pudimos ver como se compartían noticias que, a día de hoy, sabemos que son falsas: desde el apoyo papal a la candidatura de Trump como única garantía de la libertad de occidente, a la consentida financiación del ISIS por parte de Hillary Clinton. La polémica estaba servida.

Hace unos meses, gigantes tecnológicos como Facebook y Google daban el primer paso en la detección de bulos en la red. Mientras que el primero ya permite en ciertas regiones que sus usuarios denuncien contenidos erróneos, Google se reafirmaba en su apuesta por el periodismo de calidad y –además de crear The Digital News Initiative– comenzaba a mostrar en sus resultados la fiabilidad de la información de la búsqueda.

Tras la incorporación del aclamado “No me gusta este Tweet” y las nuevas opciones de reporte de contenido ofensivo, el Washington Post anunciaba hace unos días que Twitter está estudiando cómo detener la difusión de información falsa en su red. La nueva funcionalidad está aún en fase de pruebas y no se disponen de datos oficiales que confirmen la fecha de su implementación –ni si finalmente llegará a la plataforma-, pero todo parece indicar que la solución pasará por incorporar un botón que permitirá a los usuarios reportar el contenido falso.

Pero, ¿tendrán estas medidas un impacto real en la detección de difusión de información falsa? ¿Qué pasará con las cuentas falsas y bots que inundan la red de estos contenidos? La portavoz de Twitter ha anunciado que, en este momento, no son un eje prioritario en sus líneas de actuación.

Lo cierto es que resulta imposible ejercer un control sobre el contenido que se difunde en los medios sociales: recae en los usuarios la responsabilidad de validarla antes de difundirla. Aunque podamos implementar nuevas herramientas que nos ayuden a gestionar de una forma más eficaz la aparición de este tipo de informaciones, en la mayoría de ocasiones aún siguen siendo los usuarios quienes han de identificarlas y reportarlas.

¿Está la sociedad preparada para ello? ¿Será capaz de dedicar 5 minutos a contrastar la información que quiere compartir? La solución, en todo caso, pasa por una mayor educación y concienciación de los, ya no tan novatos, consumidores 3.0.

Por Nerea Nuevo, Consultora de Estudio de Comunicación España.

@NereaNuevoM

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.