Twitterdemocracia: De Jun al cielo

 

¿Conoces a este hombre? Estoy segura que sí, ya que más de una y dos veces te lo habrás encontrado por Twitter. Se trata de José Antonio Salas, alcalde de la localidad granadina de Jun.

Si ya nos sonaba esta localidad y su alcalde gracias a las redes sociales, más ha crecido su popularidad desde que la propia Twitter reparase en ella como ejemplo de teledemocracia activa y decidiese financiar al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) para que  realice un estudio sobre esta localidad en el que se evalúe cómo podría extrapolarse este concepto de administración pública a otras ciudades americanas como Nueva York, Boston, San Francisco o Chicago.

 Este hecho, unido al recién inaugurado el obelisco de Twitter, ha atraído la atención de los medios internacionales hacia Jun. De hecho, a principios de este mes de julio el diario británico The Guardian y El País realizaban sendos reportajes sobre la twitteradministración de este ayuntamiento de Granada. El propio alcalde de Jun explicaba al rotativo británico como en Jun han sido siempre pioneros en la aplicación de tecnologías de la información para eliminar las barreras burocráticas. Para José Antonio Salas  “Twitter ha creado la sociedad del minuto (como parece ser que los ciudadanos de Jun lo llaman)”, es decir, Twitter permite realizar preguntas muy rápidas que deben ser respondidas rápidamente. Añade el alcalde que los trabajadores municipales tienen cuentas de Twitter con el objetivo de que los ciudadanos les hayan llegar sus peticiones y quejas, pero también con el fin de que este tipo de trabajos puedan ser valorados.

Llegados a este punto el funcionamiento de la Twitteradministración es muy interesante, pero como habitualmente pasa en el mundo corporativo, cuando se introduce el cambio hay una parte de las personas que son reacias a abrazarlo. ¿Cómo se combate esto en Jun? Pues, de una manera muy sencilla: poniendo la tecnología al servicio del ciudadano, de hecho ya en 1995 Jun tenía una página web y en 1999 declaró el acceso a Internet como un derecho de todos los ciudadanos; y ofreciendo cursos de formación en nuevas tecnologías.

El resultado hasta el momento, es que de los 3.500 residentes, 600 han registrado sus cuentas de Twitter en el ayuntamiento y gracias a esto pueden desde concretar las citas con el médico, hasta reportar crímenes a la policía o pedir que se arregle una farola rota. Y a cambio, los ciudadanos evitan esperar colas y reciben una comunicación más directa con las autoridades locales, cosa que también ayuda a que las arcas municipales pueda ahorrar en gastos.

La localidad de Jun es sin duda un ejemplo de cómo las nuevas tecnologías pueden tener un ejemplo positivo en el día a día de las personas y servir de herramientas para la mejor gestión del trabajo.

De hecho Jun, es un buen ejemplo no solo para otras administraciones locales o para las ciudades americanas que están estudiando esta posibilidad, sino también para muchas empresas ya que Jun demuestra como poniendo a disposición los recursos necesarios y sobretodo asumiendo las metas y objetivos como cultura empresarial, los beneficios acaban siendo notables. Y sino que se lo digan a Jun que ha conseguido con tesón y dedicación convertirse en referencia para nada más y nada menos que Silicon Valley, el lugar de referencia para el mundo de la tecnología.

Por Silvia Rodríguez, consultora de Estudio de Comunicación.

@Silvirs

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.