Un tema tabú, una oportunidad de comunicación

Como me decía un amigo, algo nostálgico y gran aficionado al ciclismo, ha habido generaciones que han conocido cómo era España por las imágenes de la vuelta ciclista en TV.  Hazañas como los cinco “tours” consecutivos de Induráin hacían que los colores de su maillot defendieran la imagen de España y, en concreto, la de patrocinadores que, aunque no tenían un gran posicionamiento en el exterior, como era el caso de Banesto, sabían que los valores de su “pedaleo” eran un gran capital para su comunicación dentro del país.

Pero desde que el dopaje llego el ciclismo, su imagen coronó un “lado oscuro”. Recientemente, el piloto español de Fórmula 1 Fernando Alonso anunciaba la compra, por seis millones de euros, de la licencia federativa del Euskaltel Euskadi, el equipo ciclista vasco que se encontraba a punto de desaparecer y del que tiene previsto trasladar la sede a su tierra natal, Asturias. La apuesta de Alonso es loable pero no por ello ayuda a despejar las dudas de los aficionados sobre este duro deporte. Como se constató en la presentación de la candidatura olímpica de Madrid 2020, se necesita información clara, datos y un mensaje rotundo y veraz  para que  la opinión pública crea que el dopaje no es la más dura cima para el deporte español. Cuando un tema “tabú” se instala en un área de actividad económica o social, solo una comunicación transparente, constante y cargada de datos puede despejarlo. Muchos piensan que la pregunta sobre el dopaje fue la que hundió la presentación de la candidatura de Madrid a los juegos olímpicos. No lo se. Pero sí tengo claro  que  si en la respuesta se hubieran aportado más datos, aspectos novedosos en la detección de esta lacra o incluso contado en dos breves mensajes que existe un plan de choque para afrontarlo, la imagen proyectada en este asunto seria diferente. Concreción, y no lugares comunes; lo que, por lógica, parece que va a hundir el barco puede convertirse en el revulsivo que lo reflote.

Si Londres ganó unas Olimpiadas con un proyecto que apostaba por la sostenibilidad ambiental, ¿quién dice que Madrid no puede ganarlo por un proyecto cuyo eje fundamental sea hacer “sostenibilidad” por un deporte sano? Un proyecto que desde su organización humana y arquitectónica proyecte valores como trabajo en equipo, honradez, esfuerzo y perseverancia. Como hay que hacerlo, hay años para pensarlo y, como no pasó en Buenos Aires, sorprender.

Por Ana Rodríguez Gascón, consultora sénior de Estudio de Comunicación España.

@arodriguezgas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.