¿Una cristalería o un periódico?

 

“Yo quiero sólo el periódico”, decía este domingo un vecino muy enfadado a Manolo, nuestro quiosquero. “No quiero ni vasos, ni cacerolas, ni pelis, ni nada. Quiero mi periódico y nada más”.

Esta breve secuencia me hizo reflexionar sobre el asunto (una vez más). ¿Tienen los Medios de Comunicación derecho a hacer tantas promociones como les apetezca? ¿Nos convertiremos en coleccionistas de miniaturas que jamás sacaremos de su envoltorio, libros que no leeremos, sartenes y cuchillos para la casa del pueblo (olvide que la vendimos) o vajillas para los peques? Pues no lo sé. Lo cierto es que si estas campañas sirven para mejorar la economía de este santo y manchado papel, para que se vendan más ejemplares, para que tengamos la oportunidad de leer más noticias, para que, entre todos, seamos capaces de mejorar y ayudar a la maltrecha economía del sector periodístico, si esto es así, me apunto a todo lo que vendan.

Ya he quedado con mi “chapuzas” para que habilite sitio en el trastero y estudio a marchas forzadas para la historia de Bob Esponja; también sé dónde pondré la nueva tele y la nueva colección de libros. Y he comprado un vino muy bueno para estrenar las nuevas copas. ¡Que todo sea por la profesión!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.