Una opinión contundentemente anónima

El New York Times ha publicado recientemente un artículo de opinión de autor desconocido. Un artículo escrito por un alto cargo de Trump que afirma que existe un grupo de “resistencia interna” dentro de la propia Administración norteamericana que trabaja para luchar contra un presidente “superficial, inefectivo, conflictivo e impulsivo”.

El hecho en sí – el anonimato- y el contenido, ha despertado una profunda conmoción en la Casa Blanca…. y en todo el ámbito periodístico. Y no es para menos.

¿Es lícito que un periódico publique un artículo de firma sin firmar? ¿Qué credibilidad tiene?

Sin duda es un dilema complejo para cualquier medio. Lo cierto es que no se trata de un texto anónimo que leemos en un diario “cualquiera”. Hablamos de uno de los periódicos con más historia y prestigio del planeta; que ha experimentado crisis profundas por alguna publicación que resultó no ser cierta y que se cura muy mucho de volver a incurrir en el error.

Así que, parece que si lo publica el New York Times ser verdad, lo es. Otra cuestión es si es lícito publicar un texto con acusaciones tan graves sin firmar.

La respuesta aquí dependerá, como en casi todo, del punto de vista. Para el propio Trump, vilipendiado hasta la extenuación en él, no, desde luego. Para los millones de norteamericanos que lo votaron y lo siguen apoyando… tampoco. Estos ya han acusado al medio y al autor de “antipatriota” y “traidor”.

Tras su publicación, una gran parte del mundo respira muy sorprendido – no deja de ser inquietante conocer que existe una presidencia que se desarrolla “por dos caminos”- pero algo más aliviado. Ahora sabemos que dentro de la Administración Trump hay un grupo de empleados que “trabajan para boicotear las peores inclinaciones de su presidente”.  Que, visto lo visto, no parecen pocas.

En Estados Unidos se vive una guerra sin precedentes entre determinados Medios de Comunicación no afines y el Gobierno. El New York Times lleva meses defendiéndose de un presidente que día sí día también los  acusa de manipulación y falsedad; de ser “los enemigos del pueblo”.  Este texto es la puntilla.

Como consultora de comunicación que trabaja a diario con los Medios y  que observa su trabajo -en líneas generales- sacrificado y riguroso, esta situación me parece preocupante. Una de nuestras labores es acercar la realidad de las empresas a la opinión pública a través de los medios de comunicación. La estrategia de enfrentamiento que ha seguido Trump probablemente podrá tener éxito en el mundo político, pero desde luego no es recomendable en el mundo empresarial. Los responsables de comunicación de las empresas deben centrar su trabajo en transmitir con transparencia y honestidad la realidad de sus empresas.  Para que nuestra tarea se complete con éxito, los periodistas de Medios son siempre unos aliados nunca unos enemigos.

Por Cecilia Díaz, consultora sénior de Estudio de Comunicación

@ceciliadiazmart

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.