Una reflexión necesaria

Cuando hablamos de que vivimos en un proceso de cambio de los modelos tradicionales de la comunicación, muchas veces nos centramos en las nuevas tecnologías como su principal causa. Pero hay más. Una crisis económica, social y política como la que aún estamos viviendo si para algo está sirviendo es para que se produzcan cambios en los procesos informativos y de comunicación de las organizaciones (públicas y privadas) con sus públicos de interés. Cuestiones como la reputación, la transparencia, el liderazgo adquieren nuevos sentidos que han de ser considerados al desarrollar las estrategias de comunicación.

Hoy, los ciudadanos cuestionan la legitimidad de sus instituciones, muchas empresas han perdido reputación y credibilidad. Existe un distanciamiento entre las organizaciones y los ciudadanos. Estos últimos ya no quieren ser testigos sino que quieren participar de forma activa en las tomas de decisiones e influir en las mismas.

Elena Gutiérrez y Jordi Rodríguez, directores del Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra, coordinan un manual, El futuro de la Comunicación, (LID Editorial) en el que nueve expertos analizan, desde la visión académica y la práctica profesional, cómo se ha ido transformando la profesión de comunicador y algunos de los elementos que van a definir su devenir en los próximos años, exponiendo algunos de los desafíos a los que se enfrenta.

Reconocen los autores que la Comunicación estratégica no es “remedio para los males sociales si no se ensancha su concepto y se integra en la gestión” de las organizaciones. Así, consideran que la especialización, la capacidad para establecer una estrategia verdaderamente transformadora, a partir de la crítica interna, la capacidad de liderazgo del equipo directivo y del DIRCOM, pueden contribuir a asegurar la credibilidad y la regeneración de la confianza de los ciudadanos en las empresas e instituciones.

La sociedad está hablando, en ocasiones alto y claro. Los profesionales debemos tener la capacidad para escuchar y transmitir, primero internamente dentro de las organizaciones, lo que se está diciendo para, después, analizar, reflexionar y tomar medidas que contribuyan a mejorar la relación que tenemos establecida con nuestros públicos de interés.

Por Gerardo Miguel, Consultor Sénior Estudio de Comunicación, España

@GerardoMiguelb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.