Vestirse para debatir

Doy por hecho que todos a quienes interese la actualidad española están al cabo de la calle del debate (televisado, radiado, retransmitido…) entre los dos principales candidatos a las próximas elecciones legislativas. Doy también por hecho que se han leído, escuchado, revisado muchas de las interpretaciones. Incluso sé (lo he visto y oído) que el lenguaje no verbal, el cómo se dicen las cosas y qué expresan los gestos, se ha analizado hasta la saciedad. Pero, ¿qué me dicen de las corbatas? Pillados, ¿eh? ¿Nadie se ha fijado bien en las corbatas? Pues: topos y topitos. Y en azules.

Hasta hace poco, cuando en nuestro trabajo en Estudio de Comunicación acometíamos un entrenamiento (formación se suele llamar también) de portavoces, decíamos a los directivos y gestores de empresas con los que trabajábamos que no usasen rayas en su vestimenta y mucho menos en la corbata. En la imagen formada por 625 líneas de las pantallas de rayos catódicos, rayas con rayas producen, al más leve movimiento, un efecto distorsionado que distrae al televidente. En sí mismas, además, son más llamativas si no se eligen con cuidado las combinaciones.

Para el debate de los dos candidatos, quienes les asesoraron no arriesgaron y recordaron los topos sobre azul. El resultado es que ambos políticos vestían traje oscuro, corbata del mismo color y los dos con topos, con la única diferencia de ser unos más grandes que otros. ¿El contraste? El presidente de la Academia de TV, Campo Vidal, que apostó por las rayas. Con toda seguridad sabe que con los actuales sistemas de transmisión y visualización de la “tele”, el efecto ese de las 625 líneas horizontales “cortando” otras líneas de la vestimenta, ya no se produce. Ventajas de la alta definición, las pantallas planas, la transmisión digital…

Donde no se veían las corbatas pero se escuchaba lo que decían los protagonistas, en la radio, creo que no se tuvo en cuenta al escuchante. Resumo: no diferenciar entre debatir y hablar a la vez, utilizar tonos de lectura (aún no leyendo) en plan “materia aprendida”, olvidar que los gestos de apoyo no se ven en la radio salvo que se “gestualice” (se matice) con la voz… También aquí Manuel Campo estuvo a la altura, pues impuso las normas acordadas sin hablar por encima de nadie.

Una pena que no haya más debates de este estilo en épocas electorales; y con más candidatos. Sería la manera de que políticos como el señor Rajoy y el señor Rodri… (¡Uy!) Pérez Rubalcaba, se hicieran callo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.