Estudio: Inversionistas internacionales muestran confianza en Piñera y el nuevo gobierno (La Segunda)

100517CLI-ESTUDIO-Estudio Chile en La SegundaLa consultora ESTUDIO DE COMUNICACIÓN realizó una investigación para averiguar cuál es la imagen del nuevo Presidente y del nuevo gobierno chileno entre los grandes inversionistas internacionales.

El estudio “Los inversores internacionales ante la nueva situación política de Chile”, se trata de conocer si los mensajes de campaña del candidato electo y del nuevo gobierno provocan sensaciones positivas o negativas a quienes deciden el destino de las grandes inversiones mundiales.

A la hora de calificar el grado de confianza en la proyección económica de Chile tras el cambio de gobierno, la puntuación media que dan los entrevistados es de 3,9 en un rango de 0 a 5. Las razones principales para tal grado son que un empresario con éxito en sus negocios es muy capaz de incentivar el crecimiento económico del país (29,5%) y que un inversor experimentado maneja mecanismos que permiten fomentar la inversión extranjera (24,1%).

Respecto a Sebastián Piñera, los inversionistas internacionales consultados tienen una imagen en general de empresario de prestigio, hábil inversor y militante de una derecha moderada. Preguntados si el hecho de ser empresario “en activo”, cuando fue proclamado electo, podría ser negativo para su labor al frente del gobierno, un 85,1% aseguró que “no”. Varios de ellos, en sus opiniones particulares, indicaron en este sentido que tener éxito gestionando empresas es buen indicio para suponer que se gestionará bien igualmente un país.

Para realizar las entrevistas se solicitó la colaboración de empresarios, analistas financieros, inversores, gestores de compañías de capital riesgo y fondos de inversión, ejecutivos de family office y agentes de Bolsa situados en tres áreas geográficas definidas: España, resto de Europa (UE) y EE.UU. y Canadá.

El trabajo de campo para este estudio se inició el 1 de febrero de 2010, dos semanas después de celebrados los comicios que designaron a Sebastián Piñera como presidente electo de Chile. Se realizaron un total de 102 entrevistas, pero se validaron únicamente, a efectos del análisis, 94. Sobre las restantes cabían sospechas a los autores del estudio de que en la opinión de los inversores influyesen las catástrofes sísmicas acontecidas a partir del 27 de febrero, apenas superado el ecuador de la recogida de datos para este estudio.

En el estudio se percibe una tendencia en los entrevistados a asimilar oportunidades de inversión con estabilidad política del país. En este sentido, el 21,6% de las respuestas obtenidas valoran en mayor medida el compromiso programático de lograr una tasa de crecimiento del 6% para Chile en ocho años, frente a otras propuestas electorales, y un 30,9% de ellas señala que a inversores y empresarios les gustaría recibir del nuevo gobierno mensajes “de estabilidad para incentivar la inversión y el consumo internos”.

Se preguntaba a los entrevistados por dos de los objetivos socioeconómicos más significativos propuestos por la candidatura de Piñera: creación de un millón de puestos de trabajo y lograr una tasa de crecimiento del 6%, con horizontes a 2015 y 2018, respectivamente. El objeto era conocer si, en su criterio, el nuevo gobierno de Chile podría lograr estos objetivos. El 75% de quienes contestaron a esta pregunta creen que se dan preferiblemente las condiciones para la creación de un millón de puestos de trabajo y el resto consideran más factible alcanzar el 6% de crecimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.