La Comunicación, el terreno para abordar el lado humano de una regulación de empleo (Dircom)

dircom_tallerPilar Cavero, socia de Cuatrecasas, y Charo Gómez, directora de Estudio de Comunicación, han hablado, en un taller de Comunicación de Dircom, de cómo elaborar estrategias, canales y calendarios de actuación para afrontar un proceso de reestructuración laboral y minimizar el impacto en la imagen de la empresa.

En el taller titulado “La comunicación interna y externa y la estrategia jurídica en procesos de reestructuración laboral”, ambas ponentes han incidido en que no existen dos procesos de reestructuración iguales, lo que resulta adecuado para un proceso, no tiene por qué serlo para otro, hay que elaborar estrategias ad hoc para cada proceso. Sin embargo, existen ciertas experiencias que se pueden calificar como “buenas prácticas”.

Pilar Cavero se ha centrado en aspectos más legales de un proceso de reestructuración, y ha destacado la importancia de configurar un equipo de primer nivel, en el que el equipo de Comunicación esté presente desde el primer momento, para que haya un único mensaje y una única estrategia a llevar a cabo.

En este sentido, Pilar ha señalado que hay que analizar muy bien las causas del proceso, que serán las que el experto en Comunicación convierta en mensajes a transmitir a los interlocutores.

Por su parte, Charo Gómez ha resaltado que un proceso de reestructuración laboral (ERE) es lo que más repercusión tiene para la compañía, tanto interna como externamente, desde el punto de vista de la Comunicación. La imagen de la empresa se ve más mermada que en cualquier otro proceso.

Cuando se aborda un proceso de reestructuración es esencial tenerlo todo planificado, hay que prever todos los escenarios posibles. La línea argumental tiene que estar acordada y coordinada por el equipo jurídico, y los mensajes deben estar abalados con datos de la empresa. Es este sentido, es primordial que el equipo de Comunicación esté desde el primer momento y que tenga una dedicación plena al proyecto.

En este sentido, la Comunicación Externa e Interna son fundamentales, hay que trasladar el control de la situación, conocer perfectamente a todos los públicos -aunque a lo mejor no vaya a ser necesario comunicarse con todos ellos-, y tener argumentos convincentes para minimizar las posturas negativas, tanto internas como externas.

Para Charo Gómez, a la hora de hacer público el proceso, es muy importante transmitir los mensajes a todos los públicos con simultaneidad y de manera reiterada para asegurarse de que el mensaje es entendido, formar a los portavoces, ser capaces de llevar la iniciativa en el proceso comunicativo y utilizar el mayor número de canales posible.

Charo Gómez ha señalado que, desde el punto de vista de la Comunicación, no sólo existe “el antes” y “el durante”, sino que también es fundamental “el después”. Una vez que ya se ha producido la reestructuración, la Comunicación Interna cobra máxima importancia, hay que conseguir que los trabajadores que continúan en la empresa estén motivados y se alineen con los objetivos.

Para finalizar, Sebastián Cebrián, director general de Dircom, ha incidido en la importancia de contar con una Comunicación planificada en estos procesos, en los que la “no Comunicación” puede conllevar peores consecuencias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.