Abanderado e imagen de España

 

La bandera es uno de los símbolos de un país. Y, le pese al nacionalista que le pese, la bandera española es un símbolo de nuestro país en el mundo. Conocido y prestigiado últimamente gracias a nuestros deportistas. En fútbol, baloncesto, formula uno, motociclismo, tenis…nuestros deportistas pasean orgullosos nuestro símbolo por el mundo. Y lo dan a conocer.

En las próximas olimpiadas, la bandera española la llevará Rafael Nadal. Dos símbolos juntos. Nadal es un emblema nacional que encarna, como decía El Mundo en su edición del domingo 15 de julio, “el éxito y el compromiso colectivo”. En la entrega de la bandera al abanderado, el presidente del Consejo Superior de Deportes afirmaba que Nadal “siempre ha dejado claro que antes del éxito están el trabajo, el sacrificio y la constancia”. Buena formula a aplicar en estos momentos en España.

Desde el punto de vista de la Comunicación, para cumplir el objetivo de transmitir una buena imagen de España, la elección de Nadal como abanderado es un gran acierto. Enseñar al mundo que España es el país de deportistas como Nadal es un orgullo. Y símbolos como este son los que necesitamos para ayudar a mejorar nuestra percepción fuera de nuestras fronteras.

Los símbolos por sí mismos no son suficiente. Hace falta que la realidad que representan esté a la altura. Y en este caso, la realidad Nadal es todo un lujo del que podemos presumir.

 

 

Por EC. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.