¿Nota de prensa o carta abierta?

 

Me gustaría hablar de una herramienta de comunicación con la que nos estamos familiarizando en  los últimos tiempos: el  fenómeno de la carta abierta. Basta con echar un vistazo a la prensa española para encontrarnos diversos ejemplos: carta abierta al presidente, al ministro de Economía o al Gobierno al completo.

La carta abierta es un recurso más de la comunicación y no es nuevo, pero estos días compite en protagonismo con la tradicional nota de prensa gracias a la crisis y al nuevo contexto macroeconómico. ¿Pero qué la hace diferente?, ¿por qué está teniendo tanto éxito? y sobre todo ¿cómo podemos sacar partido de ella los profesionales de la comunicación?

Lo que diferencia a la carta abierta de la nota de prensa y a mi juicio de comunicadora le confiere un especial valor añadido es el carácter personal de la carta frente al tono corporativo de la nota de prensa, aunque ambas vayan destinadas a los medios y ambas pretendan alcanzar cuanta mayor difusión mejor. Pero la carta abierta tiene un destinatario final que se encuentra más allá de los medios al que se pretende movilizar para que haga o deje de hacer algo o para que tome una u otra decisión.

El hecho de que vaya firmada con nombre y apellidos por una persona real y no jurídica o por varios representantes de una u otra asociación le confiere al contenido una mayor autenticidad y no es por qué esperamos que en la carta abierta se expresen hechos objetivos, refutados y contrastados como podría esperarse del rigor al que se debe una nota de prensa que se precie, sino más bien porque la carta abierta da pie a expresar opiniones y a emitir juicios de valor que tienen menor cabida en una nota de prensa.

Por eso la carta abierta tiene a mi entender un valor muy alto para los profesionales de la comunicación de uno y otro lado de la barrera: Para los periodistas en activo en los medios la carta abierta es un entrecomillado de varios párrafos, la noticia en si en numerosas ocasiones es la propia identidad del emisor de la carta abierta, ya sea un político, un empresario o un ciudadano anónimo. Y para los responsables de gabinetes de comunicación y departamentos de comunicación una carta abierta de un directivo suyo o de un cliente o un empleado, siempre que esté bien afianzada dentro de la estrategia del plan de comunicación es una baza de credibilidad y tiene muchos más puntos para ser reflejada al día siguiente por los rotativos que la tradicional y siempre respetable nota de prensa.

Por Ana Pereira, consultora senior. 

@anabepereira

 

Foto: feverblue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.