Perfiles con muchos ‘huevos’

 

Así titulaba hace unos días El País un muy interesante reportaje sobre la compra de seguidores en las redes sociales. Por un módico precio, puedes hacerte con 1.000 fans en escasos días en lo que parece se está convirtiendo en una práctica relativamente habitual y subterránea en nuestro país y en muchos otros.

Lo cierto es que los que vivimos de esto sabemos que no son pocas las empresas que han pasado, en un muy corto periodo de tiempo, de rehuir de las redes sociales con verdadera fobia a tomar conciencia de su importancia y querer tener presencia en ellas. El problema es que en algunos casos esto se ha convertido en una especie de obsesión en la que prima acumular audiencia y popularidad en lugar de influencia y reputación. Y esta obstinación provoca en algunas ocasiones malas prácticas como la ya citada compra de perfiles.

Aunque cueste trabajo, nuestro deber es hacer entender a nuestro cliente que en estos casos la calidad prima sobre la cantidad, y no al revés. Los usuarios no comienzan a seguir a una persona o marca porque otros 20.000 lo hagan, sino porque le interesa lo que ofrece, dice, opina… Crear un perfil y tener éxito requiere tiempo y un trabajo continuado. Además, contar con una legión de seguidores cuya foto de perfil es el mítico huevo de Twitter (muchos de los creados por las empresas que los comercializan ni siquiera cuentan con imagen propia), no nos dará precisamente buena reputación.

 

Por Susana Gómez, consultora senior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.