Se balanceaba sobre la tela de una araña

Me planteo este post más como una reflexión, que como una aseveración sobre cómo deben acometer las empresas e instituciones sus estrategias de comunicación externa cuando una crisis gigantesca las arrasa sin piedad.

Un error en la gestión de un directivo o representante de una institución, que llegue a ser de dominio público y que afecte gravemente a la imagen de la compañía/institución ¿cómo debe ser abordado desde el punto de vista de la Comunicación? Como diría aquel: “con cuidado”. Y no es broma.

Si bien, preservar la imagen de la empresa/institución es determinante, también lo es preservar la imagen del “afectado”, no hay necesidad de ponerle en la mesa de sacrificios y someterle al escarnio público, sobre todo si se pretende que esa persona siga ejerciendo como líder de la institución/empresa.

Pero, por otra parte, qué pasa en el caso de no poder “salvar” a ambos: entidad e individuo. Por terrible que parezca, la empresa/institución siempre estará por encima del individuo.

La conclusión creo que está en no olvidar que la comunicación es sólo una herramienta que sirve a objetivos mayores.

 

Por Juana Pulido, consultora senior.

Foto: Miguel Ángel García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.