35.000 millones de "vergüenzas"

 

Será porque estamos en campaña electoral en España por lo que siento la obligación de hablar de comunicación política, que no es mi especialidad profesional como ya he comentado otras veces. Pero es que he leído en el ABC que las administraciones públicas españolas deben 35.000 millones a las empresas que les prestan servicios. Mientras, escucho todos los días a los políticos prometer algo nuevo, siempre más que el contrario, casi siempre cosas que cuestan dinero. Que si quitar la tasa de basuras porque es injusta, que si hacer un nuevo aeropuerto, que si regalar los libros a los estudiantes…

El otro día escuche una frase al periodista Manuel Campo Vidal, que atribuía a un alcalde, sin decir su nombre: “en este ayuntamiento hacemos lo que debemos, y debemos todo lo que hacemos”. Provocó las risas del auditorio. A mi me dio un poco de vergüenza ajena; y cuando hoy he visto la cifra de 35.000 millones me ha dado mucha más.

¿Alguien habrá pensado que si un político hablara a sus electores como personas inteligentes también podría conseguir algún voto? ¿Alguien habrá pensado que si un político promete pagar lo que deben podría conseguir mas adeptos que prometiendo regalar cosas con un dinero que todos sabemos que no tiene? Creo que la comunicación política debe tener mucho de “seducción”, pero también creo que debe tener algo de “honestidad”. Y quiero creer que no son incompatibles. Aunque viendo las campañas y escuchando los discursos, y viendo las cifras que deben nuestras administraciones gestionadas por nuestros políticos, reconozco que cuenta creerlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.