Comunicación, globalización y black friday

 

La globalización tiene puntos positivos y negativos, como todo en la vida. Pero si existe algo que destaque en este fenómeno mundial es la Comunicación y más específicamente la relacionada con las compras. El próximo viernes se celebra el Black Friday y al lunes siguiente el conocido como Cyber Monday.

Estas dos fechas están unidas con el calendario estadounidense por lo que su celebración es natural en la sociedad americana, pero no era así en el resto del mundo. Y, sin embargo, debido a la comunicación que se ha realizado desde hace años, se han convertido en un fenómeno global. Es el pistoletazo de salida para la época de compras por excelencia, aun cuando no sea un día señalado para la inmensa mayoría de los países.

De hecho en España la Asociación Española de Economía Digital, Adigital, prevé que las ventas durante estos dos días se aproximen a los 1.172 millones de euros, lo que supone un incremento del 11% respecto a lo que nos gastamos en 2014. Sin casi darnos cuenta, estas dos fechas se han convertido en citas señaladas para parte de los consumidores españoles y ello ha sido posible gracias al éxito de la Comunicación Global.

Para todos aquellos despistados, el Black Friday o viernes negro, es el día en el que se inaugura la temporada de compras de Navidad en EE.UU y que se celebra después del Día de Acción de Gracias estadounidense. Se caracteriza  por sus grandes rebajas y su sola mención produce autentico nerviosismo en gran parte de la sociedad norteamericana.

Su nombre no tiene un sentido tétrico, al contrario. Se deriva del color en las cuentas de resultados de las empresas, que ese día, gracias a las enormes ventas que se prevén, pasan del malhadado rojo, al tranquilizador negro. El Cyber Monday tiene lugar al lunes siguiente y hace referencia a las compras realizadas por internet.

Desde que en la última década de los noventa del pasado siglo, la CNN narrara  al mundo entero la guerra de Irak, la Comunicación se ha hecho cada vez más uniforme. Hoy en día, las parrillas de los informativos de todo el mundo comparten un buen porcentaje de noticias y no sólo de gran impacto mediático, como lo execrables atentados terroristas de Paris y Mali, sino  muchas informaciones e imágenes que se repiten a lo largo y ancho de todo el globo, desde una ballena varada en cualquier playa de Alaska, a una fiesta medieval en Italia o a una tormenta de arena en Pekin.

La globalización es buena en la mayoría de los aspectos, pero también vamos dejando un poco de nuestra singularidad por el camino, para transformarnos en sociedades más uniformes. Menos únicas. Todavía me resisto a sumergirme en ciertas celebraciones que poco o nada tienen que ver con mi cultura y con la sociedad en la que vivo. Todavía sigo regalando en el día de los Reyes Magos.

Por Alejandro de Antonio, consultor sénior de Estudio de Comunicación. España

@AdAntoG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.