Comunicar también en verano

blank

Acabamos de empezar el otoño -que viene calentito, por cierto-, pero no quiero dejar en el “baúl” una reflexión que anoté en agosto. Tiene que ver con algún otro post que he publicado, pero su entidad es independiente: a la hora de comunicar, son muchas las compañías que prefieren aguardar a que pase el verano para hacerlo. Aunque la respeto profundamente, yo no estoy de acuerdo con esta estrategia y es la reflexión que antes decía.

Las razones que esgrimen las empresas para dejar pasar la época estival antes de dar sus noticias son que en verano se reduce a mínimos la actividad periodística; los noticieros adelgazan como si siguieran una dieta de choque; los contactos clave en los medios de comunicación están tranquilamente tumbados al sol en la playa y por lo tanto, se corre el peligro de que aquello que tienen que comunicar y que para la empresa es crucial, caiga en el olvido y que el periodista que pudiera estar interesado en el tema, no lo haga, porque no tenga espacio donde publicarlo o peor aún, porque no vea la información, abrumado por el número de correos acumulados en su bandeja de entrada.

Es cierto que en verano la prensa lleva muchas menos páginas de las habituales, pero no es menos cierto que en las ediciones online el espacio no suele ser un problema, si el asunto lo merece. Además presuponer que porque nuestros contactos habituales no estén en la redacción un tema no se va a tratar, sería condenar a los pobres colegas plumillas a no poder tomar nunca un día libre, no fuera a ser, que en ese momento a alguna empresa se le ocurriera lanzar una noticia importante.

El hecho de que haya pocas noticias en el período estival puede además ser una ventaja que hay que tener muy en cuenta, pues si en octubre nuestra nota de prensa compite por hacerse un hueco en las páginas salmón con la de diez empresas más, en agosto probablemente tenga menos competidores y los periodistas que se ocupen en ese momento de la sección puedan tratarla con más mimo.

Cada vez nos parecemos más al resto de Europa y los tiempos en que España entera colgaba el cartel de “cerrado por vacaciones en agosto”, son ya historia. En verano, la actividad del país y la periodística, aunque disminuyen, no se extinguen y por ello merece la pena seguir comunicando. En definitiva lo que marcará el éxito será siempre el interés del asunto que queremos contar.

Así que un consejo: para el próximo año, ¡no borremos el verano de nuestro plan de trabajo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.