Consecuencias del Brexit: El papel de la comunicación

Los grandes diarios británicos, y en general los grandes medios de comunicación han tenido un papel decisivo para decantar la opinión de los ciudadanos ingleses hacia la papeleta del out en el referendo sobre el Brexit, palabra acuñada por ellos y de utilización generalizada. Titulares como Independence Day en The Sun, o la supuesta frase de la Reina sobre  la petición de tres buenas razones para la permanencia, según su biógrafo y publicada por The Daily Beast, han tenido un efecto contundente.

Si la Comunicación ha tenido esta importancia casi decisiva para el cataclismo que ha provocado la decisión, puede jugar también una importante función para mitigar sus consecuencias. Las empresas españolas, sobre todo las que tienen actividad directa en Reino Unido, han de poner en marcha, cuanto antes, los correspondientes planes de Comunicación de Crisis porque sus empleados, sus clientes, sus inversores y otros públicos agradecerán y valorarán que sus dirigentes afronten la situación con las medidas que consideren necesarias y con el esfuerzo solidario de todos, pues la peor respuesta sería el silencio.

Tener las respuestas certeras a los graves problemas planteados no es nada fácil, pero la imaginación tiene que ser la gran aliada del conocimiento. Analizar las causas específicas de la afectación del fenómeno producido sobre nuestra empresa, su repercusión en nuestros mercados comerciales, en la credibilidad y confianza de los sectores financieros (pequeños y grandes inversores, analistas, agencias de calificación, gestoras de fondos, medios especializados etc.) ha de hacerse con todo rigor para conseguir el acierto. Y sobre él ha de construirse un plan de comunicación, interna y externa, de crisis, con una estrategia de comunicación diseñada por especialistas, clara y consensuada al máximo nivel, con acciones concretas, ejes de comunicación rotundos y comprensibles, que han de reiterarse, mensajes de apoyo y explicación de los mismos.

Aclarar que en el conjunto de acciones caben todo tipo de ellas, las racionales y las emotivas, las que se apoyarán en los medios como difusores hacia los diversos públicos y las que seguirán el camino inverso, como eventos, actos de distinta naturaleza con importancia y notoriedad, etcétera.

Se avecinan tiempos de incertidumbre y hasta de duración también incierta que el ya famoso artículo 50 del Tratado no aclara. Por ello es necesario prepararse y estar preparados. “En las crisis –decía el ex presidente de Estados Unidos John F. Kenndy–  sé consciente del peligro, pero reconoce la oportunidad”.

 

Por Ramón Almendros, sénior advisor de Estudio de Comunicación.

@RamonAlmendros

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.