El poder de la planificación en la Comunicación

Hablando de poderes, parece que algo cambia en España con la abdicación del Rey Don Juan Carlos I en su hijo Felipe, Heredero del Trono. “Guardo y guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón”. Así se ha despedido el monarca en un mensaje grabado en el Palacio de la Zarzuela la misma mañana en que la sucesión fue anunciada ‘para evitar filtraciones y en presencia de Don Felipe’ como la misma Zarzuela declaró. En su intervención, el Rey admitió que llevaban preparando la abdicación desde el día en que cumplió 76 años”, es decir, desde enero de 2014. Seis meses de planificación es lo que probablemente les haya dado un éxito en la divulgación de la noticia, o así, por lo menos, es como lo veo yo desde la óptica de la comunicación.  Tomar la iniciativa en Comunicación es absolutamente fundamental.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha puesto de manifiesto que ‘este es el momento adecuado para llevar a cabo el proceso con plena normalidad y en un contexto de estabilidad institucional’. En esta línea podemos considerar que ésta es la clave fundamental: el momento elegido, por decisión propia, dueños de los actos y no al rebufo de filtraciones u otras noticias.

No voy a reflexionar más en este post sobre este asunto en sí, aunque deseo lo mejor para España en esta nueva etapa en la creo que todos debemos tener una actitud esperanzadora y positiva. Lo que sí quiero destacar -más en mi papel de comunicadora especializada en el ámbito empresarial y financiero-, es la importancia de la previsión antes de llevar a cabo un una operación crucial en una compañía, como puede ser una OPA, una OPV, o incluso un Conflicto Laboral o de Regulación de Empleo

Trasladar las fortalezas, características y beneficios de este tipo de proyectos a los públicos objetivo de las empresas implicadas es una tarea minuciosa. La cantidad de informaciones y rumores que pueden generar estos procesos son incontables, así como la cantidad de públicos a los que les pueda afectar una operación de esta envergadura. Por ello, la Comunicación debe aplicar una estrategia, establecer los mensajes que se deben decir y elaborar aquellos que contrarrestarán los negativos, definir un calendario y los stakeholders a los que irá dirigido, entre los que son muy considerables los Medios de Comunicación. La imagen y reputación de una compañía puede verse así ensalzada en vez de perjudicada.

No sabemos en cuánto estaría hoy la acción de la Casa Real si cotizara en Bolsa, pero probablemente, si la CNMV me lo permite, se habría disparado.

Por Victoria Magro, consultora sénior de Estudio de Comunicación

@VictoriaMagro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.