El porqué de los foros empresariales

Mucho se habla de la efectividad y el sentido de los foros empresariales y políticos como el de Davos. Como todo en la vida los foros también tienen sus defensores y detractores. En mi caso, aunque sé por experiencia el tremendo esfuerzo humano y logístico que supone la organización de un evento, máxime si es de grandes magnitudes, estoy a favor de los mismos pues considero que son útiles y que si no existieran habría que inventarlos.

Imagínese por un momento, que es usted un mandatario extranjero de visita por nuestro país. Su objetivo es reunirse con el máximo número posible de empresarios españoles para exponerles las fortalezas de los productos y servicios del país al que representa en su visita oficial. ¿Qué sería más operativo para cumplir sus metas, organizar una ronda de encuentros o ver a todos los empresarios de una sola vez?.

La primera opción le requeriría tiempo y mucho esfuerzo, pues los encuentros cara a cara y de uno en uno, si bien permiten profundizar más en el tema a tratar cuentan con la desventaja de que coparían su agenda y en cada uno de ellos tendría que repetir como un mantra su discurso. Otra desventaja es el alcance pues podría llegar a ocho, diez interlocutores como máximo, eso sí madruga mucho. Créame al final del día desearía no haber empezado su viaje jamás.

También podría optar por exponer su proyecto en un foro empresarial ante una audiencia cualificada, que según la capacidad de la sala en la que tuviera lugar su intervención oscilará entre los 50 y los 400 receptores de su mensaje. Esta es sin duda la mejor opción cuando se dispone de poco tiempo y se quiere llegar a un amplio número de interlocutores de una sola vez. Una ventaja adicional es que su mensaje, sea cual fuera, se verá amplificado además por los medios de comunicación que asistirán a la cita si es oficial y ha sido convenientemente promocionada.

Además si el encuentro está correctamente organizado no tiene por qué ser unidireccional del emisor a la audiencia, que le escucha pasiva, sino que se puede abrir un interesante turno de preguntas y respuestas en el que aclarar aspectos o incidir en algo que se haya podido quedar en el tintero.

Sin duda el foro empresarial gana por goleada frente a otro tipo de “embalajes” de comunicación como podría ser el envío de una nota de prensa, cuando se tiene prisa y una agenda apretada, si lo que se quiere conseguir es que el mensaje llegue directamente al receptor de la boca del emisor y sin intermediario que lo filtre.

Por Ana Pereira, consultora sénior de Estudio de Comunicación España.

@anabepereira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.