El precio de ‘la pena de telediario’, una sombra eterna

Bajo el título ‘Juicios Mediáticos’ publicaba un artículo en el diario Negocio el pasado 30 de noviembre de 2011 en el que contaba el calvario y la terrible presión mediática a la que se habían visto sometidos el ciclista español Alberto Contador -el único que ha conseguido las tres grandes vueltas ciclistas del mundo (Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España)- y la atleta palentina Marta Domínguez -campeona del mundo de tres mil metros obstáculos- por presuntos dopajes. En el caso de esta última, también por suministrar sustancias prohibidas a otros deportistas. Marta fue suspendida del cargo de vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo y tuvo además que defenderse contra la acusación de delito fiscal en relación con la famosa en España “Operación Galgo”. Ya decía yo entonces que aún absuelta de todos sus cargos, su imagen seguiría vilipendiada  y que nadie le devolvería su inmaculado pasado…

Siete meses después, ya absuelta de cargos, se abre el telón y… el presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, en la presentación del material deportivo con el que la selección española competirá en los Juegos Olímpicos de Londres, se ve obligado a dejar claro que no existe ningún ‘caso Marta Domínguez’. El tema es que, después de mucho tiempo sin competir, la atleta regresó al más alto nivel en la prueba de 3.000 obstáculos en los Europeos de Helsinki, pero su ángel de la guarda debía estar de nuevo despistado y los hados del destino le volvieron a jugar una mala pasada: Marta se lesionaba y sonaban las alarmas. Una circunstancia que podría haber sido entendida como normal en otros deportistas tuvo que teñirse de sospecho en el caso de la palentina. Hasta el extremo de que el máximo mandatario del atletismo español  tuvo que insistir en que no hay ‘caso Marta Domínguez’. Odriozola ha explicado con naturalidad y convencimiento que ‘es normal que en un año olímpico se produzcan más lesiones, porque los atletas fuerzan más. Marta sufrió una rotura de fibras y se está recuperando”.

Como Odriozola, pienso que no debemos ver problemas donde no los hay y me reafirmo en pensar la injusta y brutal fuerza que tienen los juicios mediáticos. De qué forma deleznable pueden dejar a una persona o personaje marcado para toda la vida. Cómo despiertan el morbo, el impulso de continuar acechando sobre un caso, una presa, que puede no esconder nada bajo el ala. Creo que en la honestidad de los profesionales de la informacion está el medir las informaciones y los juicios; una cosa es el olfato, la curiosidad, el rastreo, la investigación, y otra el rigor. Cuidadín…la ‘pena de telediario’ puede convertirse en un daño que planea para siempre, en una sombra eterna. Los buenos profesionales tienen en sus manos el medirlo y evitarlo.

 

Por Victoria Magro, consultora senior.

@VictoriaMagro
Foto: albarinm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.