El virus de los bulos

Ya sabemos, o deberíamos de saber, que la mayoría de mensajes que nos llegan masivamente por WhatsApp y que son reenvíos de reenvíos, suelen ser bulos. Pero me llama la atención la credibilidad que todavía se le da a cualquier información que llega por este medio. Una credibilidad que puede llevar incluso a la automedicación o a adoptar prácticas cuya efectividad no está demostrada en absoluto. Una credibilidad que, inexplicablemente, llega incluso a algunos medios de comunicación.

En el caso del coronavirus, los bulos proliferan mucho más rápido que la propia infección. Ante las decenas de mensajes que me llegan diariamente a través de los diferentes grupos de WhatsApp en los que estoy incluida, he decido echar un vistazo a la web de “Maldito Bulo” para comprobar cuántos de ellos son ciertos. Lo que he descubierto es que la mayoría son totalmente falsos. Por ejemplo:

El tan compartido mensaje firmado por la hematóloga y presidenta de la Asociación contra la Trombosis y Enfermedades Cardiovasculares italiana Lidia Rota Vender, en el que explica qué es el coronavirus y cómo actuar frente a un posible contagio, no fue escrito por ella. Además contiene muchos datos falsos como que “el virus no resiste al calor y muere a temperaturas mayores a 26-27 grados, por lo tanto debe consumirse abundantemente durante el día bebidas calientes como infusiones, caldos o simplemente agua caliente”.

Según ha indicado a esta web José Ignacio Peis, coordinador del grupo de trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN): «la ingesta de líquidos no tiene nada que ver con el proceso de infección». Otro doctor, Michel Fernando Martínez, líder de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de TecSalud, ha añadido que: “beber agua caliente sería una medida contraproducente para la prevención, ya que su consumo conlleva a lastimar las mucosas orales”.

Tampoco es cierto, según ese mensaje, que el virus tenga un tamaño grande (diámetro de 400-500 nanómetros) “por lo que cualquier mascarilla puede detenerlo» ya que, en comparación con otros virus, el Coronavirus no tiene un gran tamaño. Además, en cuanto al uso de la mascarilla, el Ministerio de Sanidad español no lo recomienda como medida de prevención a la población general.

Otro de los bulos que incluye el supuesto mensaje de Lidia Rota, es que el virus sobrevive cerca de doce horas sobre superficies metálicas. En realidad, según la OMS, todavía no se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive sobre las superficies el nuevo COVID19 pero, por lo general, este tipo de agentes infecciosos puede subsistir desde unas pocas horas hasta varios días, dependiendo de las condiciones en las que se encuentre.

Hacer gárgaras con soluciones desinfectantes es otro de los bulos. De hecho, La OMS ya ha descartado que hacer gárgaras con enjuague bucal sirva para prevenir el contagio del coronavirus y no hace mención alguna a otro tipo de soluciones desinfectantes.

Hay varios consejos más en esta cadena, que a mí me llegado repetidas veces. Alguien me contaba hoy, entre risas, que hay gente que incluso está haciendo gárgaras con lejía. Sobre esto último no me voy a pronunciar…

Aparte de este famoso mensaje, hay otros cientos que viajan de móvil a móvil más rápido que el propio virus. Aquí os listo algunos que son totalmente falsos:

Ni la Policía Nacional ni la Municipal de Madrid tiene constancia de la famosa circular que alerta sobre ladrones que se hacen pasar por personal sanitario que realiza pruebas de coronavirus para robar en las casas.

El vídeo en el que aparece mucha gente esperando a que abran un supermercado ALDI no está grabado en España: fue en Alemania en 2011.

El mensaje de la supuesta experta Laila Ahmadi que asegura que la vitamina C y el limón previenen el coronavirus es falso: no hay pruebas de que ningún alimento prevenga el coronavirus. Las organizaciones sanitarias no recogen ningún alimento concreto entre sus recomendaciones para prevenir o combatir el virus.

El vídeo de un saqueo en un supermercado no es en Vitoria-Gasteiz ni es por el coronavirus: sucedió en Chile en octubre de 2019.

No hay pruebas de que las personas con barba y bigote podrían aumentar el contagio del coronavirus.

El Vaticano no ha confirmado que el papa Francisco tenga coronavirus.

Y así muchos más. Solo me queda recomendar que tratemos de utilizar el sentido común. Sobra decir que WhatsApp no es un medio de información fiable. A priori, cualquier mensaje que venga por ese medio debe despertar sospechas de ser falso.

Así que acudamos a fuentes fiables. Tratemos de buscar la verdad en las informaciones que nos llegan. Sobre todo en lo que se refiere a la salud. También en cuanto a la información que reenviamos o publicamos debemos hacer un ejercicio de responsabilidad.

¡Cuidado con el virus de los bulos!

Por Estefanía Campos, directora de Estudio de Comunicación.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.