La figura del influencer como herramienta de comunicación

La realidad es cambiante y el cambio es cada vez más rápido. El éxito de una marca, compañía o producto depende entre otros factores, de la rapidez en adaptarse a los cambios y, sobre todo, de cómo comuniquen esas novedades.

Internet ha cambiado por completo la forma de vivir de los individuos en todos los aspectos que se le puedan ocurrir a uno: comunicarse, vestirse, comprar, alimentarse… Esto también ha afectado a las empresas, que están constantemente adaptándose a los cambios sociales y es por eso por lo que las empresas buscan nuevas maneras comunicar y de llegar a los usuarios o consumidores finales, como las redes sociales.

Es cierto que las redes sociales permiten a las marcas llegar a un mayor número de personas y, sobre todo, dirigirse directamente a su público objetivo, pero también es cierto que los individuos están expuestos a muchos más mensajes publicitarios y que le pueden llevar a perder el interés. Este hecho ha impulsado a las marcas a tener que usar otras herramientas para llegar a esos usuarios, herramientas que, como premisa principal, inspiren confianza al usuario y generen un interés especial en él.

Aquí nos podemos hacer una pregunta, ¿de quién te fías más, de un anuncio publicitario en la televisión o de una recomendación que te hace un amigo? La credibilidad que se le da a un amigo es infinitamente mayor; y es así como poco a poco empezaron a surgir los embajadores de marcas o influencers.

¿Me vale cualquier perfil?

Los creadores de contenido son personas con credibilidad y mucha presencia, son personas que nos parecen cercanas incluso en muchas ocasiones puede dar la sensación de que se les conoce personalmente y es ahí donde está la clave de su éxito. Esta figura toma cada vez más significación a la hora de definir una estrategia de marketing digital. Los influencers, son constantes y activos, hablan de su día a día y conectan con sus seguidores lo que proporciona mucha cercanía al usuario.

A la hora de recurrir a esta herramienta para dar a conocer aquello que se quiere mostrar, se debe tener en cuenta el público objetivo al que a marca se quiere dirigir o dar a conocer un determinado producto, no es lo mismo querer dar a conocer una gama de productos anti-aging de belleza de mujer o el lanzamiento un nuevo modelo de un coche al mercado. El perfil es diferente, para un producto de belleza de lujo debemos recurrir a una figura femenina en torno a los 35 años de poder adquisitivo medio-alto. Para dar a conocer el lanzamiento de un nuevo modelo de coche, en cambio, debemos trabajar con un perfil de influencer masculino, de mediana edad, con capacidad de comprar un coche y, sobre todo, con valores con los que la compañía comulgue.

Por todo lo anterior, las redes sociales y la figura del embajador de marca sirven como herramienta de comunicación, pero conviene estudiar de manera detallada el perfil de nuestro embajador. No todos los influencers sirven a una marca para comunicar su mensaje, es importante saber elegir el perfil adecuado que transmita de la mejor manera posible los valores de la marca, su imagen y su mensaje. Pues al final, el fin de la marca es comunicar su mensaje.

Por Inés Amil, consultora de Estudio de Comunicación.

@InesAmil

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.